0

¿Cómo será el fútbol salvadoreño después de la pandemia?

Más de la mitad de los encuestados por Cancha dijo no estar dispuesto a volver a un partido sin vacunarse contra el coronavirus
PANDEMIA. "Dale, dale, dale Albo", se escuchaba desde el graderío. | Foto EDH/Lissette Monterrosa.

PANDEMIA. "Dale, dale, dale Albo", se escuchaba desde el graderío. | Foto EDH/Lissette Monterrosa.

La preocupación porque vuelva el deporte algún día es algo que inquieta a muchos en todo el mundo. En El Salvador no es la excepción, pero tampoco es prioridad nacional. Desde hace unos días, Cancha realizó un sondeo con varias preguntas sobre coronavirus y el fútbol. Las respuestas hacen pensar que varios involucrados en el balompié salvadoreño tendrán que tomar algunos apuntes a falta de un estudio de mercado en mano y ya ejecutado.

Algo que inquieta mucho a los salvadoreños, tanto como saber cuándo se trabajará con normalidad en el comercio en general, es tener la certeza que habrá una cura contra el coronavirus pronto, una que sea accesible, y que llegue pronto del exterior. No hay esperanza alguna de que eso suceda así tal cual, pero el anhelo está, reseñó elsalvador.com.

En un futuro habría un antídoto para acabar con este condenado virus, pero ¿iría usted al estadio sin haberse vacunado contra el coronavirus? Más de la mitad de los usuarios respondieron que no (59%), mientras que varios osados respondieron que sí (29%). Por último, un 12% admitió que no está seguro por ahora si acudir o no sin vacuna, lo que podría interpretarse como un “tal vez”, idea arriesgada si de conservar la vida misma se trata ante un virus de fácil propagación.

Son seis de cada diez personas, aproximadamente, quienes no irían a los recintos deportivos sin existir el “remedio definitivo”, un panorama cuesta arriba si se recuerda que el mayor músculo de casi todos los equipos en las tres divisiones profesionales reside en la taquilla. Poca gente iría, según el sondeo, a ver a su preferido.

Jugadores de El Salvador celebran un gol en el estadio Cuscatlán en San Salvador. Foto: Efe/Miguel Lemus.

Jugadores de El Salvador celebran un gol en el estadio Cuscatlán en San Salvador. Foto: Efe/Miguel Lemus.

Otra de las interrogantes plantea los probables escenarios que se manejan para reiniciar el fútbol en el país. La medida que ganó, aunque con poco margen de diferencia respecto a la segunda más votada, fue la de “Que empiece la Liga Mayor sin restricciones, pero en 2021”. Esta opción fue elegida por 31% de los usuarios, mientras que un 28% opinó que los juegos retornen a puertas cerradas. Hay paciencia para que vuelva el fútbol, pero no es lo que una aplastante mayoría opina, y casi el mismo porcentaje imagina que sin público puede reanudarse el deporte rey. Ambas posibilidades no pintan bien para que los equipos sobrevivan desde las finanzas. Veamos más.

Sobre si el fútbol se suspendió a tiempo, un apabullante 92% opinó que sí. Después de que el presidente Nayib Bukele cerrara el país al mundo, el Indes decidió -apenas días más tarde- suspender toda actividad deportiva. Algunos equipos de fútbol hacían cuentas y cruzaban los dedos para que al menos unas 400 personas llegaran y pagaran por ver a su equipo mimado. Hubo hasta escuadras que desconocieron por unas horas el uso de las credenciales periodísticas para los encuentros, y empezaron a inventar “brillantes” ideas para la cobertura de los mismos. Esto sí, esto no, y al final: nada. El deporte quedó cancelado. Las mínimas posibilidades de ingresos y continuidad de los torneos Clausura de fútbol quedaron en la nada.

Los equipos salvadoreños –en su mayoría– siguen careciendo de un modelo empresarial. Casi todos, desde la Tercera hasta la Primera, son administrados como si fuesen tiendas de conveniencia, refiere la publicación de Cancha. Salvo por la tecnología, aunque ni tanto, el deporte rey sigue siendo manejado como hace 60 o 70 años. El reto de sobrevivir sin la taquilla le da vuelta al estómago a cada dirigente, y la coyuntura le obligará a ver más allá de la buena voluntad de los patrocinadores; tendrá que buscar otras fuentes de ingreso sí o sí.

¿Qué artículos compraría de su equipo favorito para que este subsista económicamente en esta pandemia? Un notable 45% dijo que le gustaría adquirir souvenirs o mercadería del equipo, mientras que la opción menos votada fue “pósters de futbolistas autografiados” con un 10%. Parece que con el paso de los años las figuras de nuestro fútbol no generan ni pertenencia ni nostalgia, y la identidad es más construida en torno al nombre del equipo, su iconografía, las hazañas de antaño y demás. Muy poca gente muestra devoción puntual y pública por los jugadores de su equipo consentido.

DEPORTE. Nelson Bonilla y Roberto Domínguez celebran tras anotar el primer gol ante Jamaica. | Foto: EDH/Jessica Orellana

DEPORTE. Nelson Bonilla y Roberto Domínguez celebran tras anotar el primer gol ante Jamaica. | Foto: EDH/Jessica Orellana

Un dato contundente y que refuerza la resistencia de la gente para acudir a los estadios es el confirmado por la siguiente pregunta: si habilitan juegos con público ¿cómo se sentiría más seguro? Un 54% dijo que preferiría ver el juego por televisión, mientras que un 20% dijo estar a favor de que el fútbol siga tal cual se manejaba antes de la crisis sanitaria. Ni la idea de tener doctores y enfermeras en los estadios atrajo por ahora a los aficionados, la seguridad de la casa fue elegida por la mayoría. La gente quiere ver a los suyos, aunque sea de lejos, pero el ritual y el placer de ir a la cancha no parece ser una prioridad por ahora.

El 61% de los usuarios sondeados reconocieron la posibilidad de comprar algo fuera o dentro del estadio, algo muy positivo para los vendedores. El resto manifestó que no compraría nada. Si bien no es ni la mitad de los usuarios quienes rechazaron la posibilidad de comprar algo para consumir, atención, tampoco es un número despreciable. Haga sus cuentas si es comerciante y no compre tanto producto como solía hacerlo, puede que durante la pandemia le sobre más producto que antes si se habilita el público en los estadios.

Otro porcentaje altísimo dentro del sondeo resaltó cuando se les preguntó a los usuarios ¿Cree que los equipos podrían sobrevivir un torneo completo sin ingreso de taquillas? Casi nueve de cada diez reconocieron que no. La afición está consciente que su aporte es oro puro para su equipo favorito. Todos piensan, y seguro se preocupan, sobre la posibilidad de los juegos a puertas cerradas. ¿Cómo asimilarían esto los equipos? Muy mal hasta la fatalidad, consideraron la mayoría de los usuarios.

Esto no pretende ser una guía definitiva para los equipos, pero sí un aporte para que las directivas sean más ingeniosas de lo usual, o lo sean al menos por primera vez. Una respuesta muy positiva recibió la pregunta ¿Le gustaría comprar merchandising a su equipo y que se lo enviara a domicilio? Un 82% respondió positivamente. La gente no está dispuesta a jugarse el físico yendo al estadio, pero sí está dispuesta a colaborar para que su conjunto predilecto mantenga salud en sus arcas. El delivery será clave entonces. Veremos quizás motos o páneles cucheros, tecleños, paquidermos, tigrillos y demás recorriendo las calles en todos los puntos cardinales para llevar un pedacito de identidad, de marca y de historia a sus queridos y solidarios aficionados.

Casi tres de cada diez personas no se muestran interesadas en que vuelva pronto el fútbol salvadoreño. Pero casi siete de cada diez dicen que están ansiosas porque retorne, aunque esto implique, como ya lo manifestaron respondiendo otras preguntas, quedarse en casa hasta que sea lo suficientemente seguro para salir y alentar a los suyos.

Finalmente, ocho de cada diez personas están dispuestas a dar apoyo para todos aquellos negocios o iniciativas de lucro que tengan los futbolistas. Es seguro que cualquier donación es bien recibida, sobre todo para los equipos más modestos; sin embargo, hoy es cuando para que varios directivos y futbolistas promocionen sus emprendimientos o ideas para recolectar fondos y soportar el tiempo que dure la pandemia.

Es un hecho que la gente quiere que vuelva el fútbol, y está dispuesta a ayudar. Todo está en que los actores principales pongan manos a la obra y no estén pensando solo en cuándo retornarán a entrenar y jugar. Si jugadores y dirigentes creen que hacer lo mismo de siempre bastará para sobrevivir a la crisis, probablemente estén muy equivocados. El precio sería muy alto. La creatividad, el ingenio y el desarrollo de nuevas iniciativas son una obligación de los equipos de fútbol hoy más que nunca. La gente ya les dio pistas. ¿Es la pandemia una situación para innovar? La respuesta, con probabilidad, les estará martilleando la cabeza.

Cifras:

45% está dispuesto a comprar mascarillas o alcohol gel personalizado de su equipo favorito.

26% de personas iría al estadio si hay doctores o enfermeras al estadio.

12% cree que los equipos sobrevivirán sin taquilla en dado caso se juegue sin público.

18% se muestra a favor de que la Liga Mayor vuelva sin restricciones.

Fuente: elsalvador.com.