0

OPINIÓN | El gobernador debe usar fondos de tiempos difíciles para apoyo de empresas

OPINIÓN. "Nuestras pequeñas empresas, ciudadanos desempleados y familias trabajadoras, especialmente en nuestras comunidades minoritarias, necesitan ayuda financiera ahora", señaló el contralor de Maryland. | Foto: archivo.

OPINIÓN. "Nuestras pequeñas empresas, ciudadanos desempleados y familias trabajadoras, especialmente en nuestras comunidades minoritarias, necesitan ayuda financiera ahora", señaló el contralor de Maryland. | Foto: archivo.

Peter Franchot, contralor de Maryland. | Foto cortesía.

Peter Franchot, contralor de Maryland. | Foto cortesía.

Muchos hogares mantienen un fondo de emergencia para esos momentos de “por si acaso”. En los días en que su automóvil se apaga, la calefacción se detiene o el aire acondicionado deja de funcionar, uno se alegra de tener una reserva para la carga financiera inesperada. La lucha contra una pandemia de salud mundial se ha convertido en el momento de "por si acaso" para muchos residentes de Maryland y para usar el fondo de “tiempos difíciles” de nuestro estado.

Durante meses, he pedido al gobernador Hogan a utilizar el fondo de más de $ 1 mil millones para ayudar a los residentes de Maryland que están luchando, y para nuestros empleadores que permiten que nuestras familias sigan recibiendo cheques de pago. El uso del fondo de “tiempos difíciles” podría ayudar a prevenir desalojos y ejecuciones hipotecarias y proporcionar asistencia en efectivo para necesidades básicas hasta que se apruebe un segundo paquete de estímulo del gobierno federal. Aprovechar estos recursos junto con el saldo de fondos de ingresos de 500 millones y los dólares federales restantes de la Ley CARES garantizaría que estas familias y pequeñas empresas sobrevivan al largo y frío invierno.

Si bien nuestro reciente informe de diciembre de la Junta de Estimaciones de Ingresos proyecta que la economía de Maryland es más saludable de lo esperado, destaca cómo nuestros trabajadores con salarios más bajos y nuestras pequeñas empresas continúan soportando la peor parte del impacto de la pandemia. El informe general refleja los sólidos huesos de la economía de nuestro estado y nuestra capacidad para superar tiempos difíciles.

Sin embargo, no cuenta la historia de muchas personas, familias y empresas que intentan superar los momentos económicos más difíciles de sus vidas.

Nuestras pequeñas empresas, ciudadanos desempleados y familias trabajadoras, especialmente en nuestras comunidades minoritarias, necesitan ayuda financiera ahora. Nuestras comunidades y mujeres latinas y afroamericanas, que trabajan desproporcionadamente en las industrias que más sufren, están soportando la peor parte de esta pandemia no solo con su salud, sino también con su falta de riqueza. Desproporcionadamente, más minorías están muriendo de COVID y perdiendo sus trabajos.

Nuestros datos muestran que solo durante el segundo trimestre de 2020, en comparación con el mismo período de tiempo en 2019, las grandes empresas, medidas por el impuesto a las ventas que representan nuestro 0.1 por ciento superior o solo 61 empresas, reportan un aumento del 32 por ciento en las ventas.

Nuestras empresas más pequeñas, o el 99.1 por ciento de las empresas de nuestro estado, están experimentando caídas en los ingresos de alrededor del 11 por ciento en promedio. De hecho, también durante este mismo período de tiempo, el estado de Maryland perdió 11,634 cuentas de impuestos sobre las ventas.

Mientras que las grandes tiendas y Amazon prosperan, vemos letreros de "cerrado" cuando conducimos por las calles principales de nuestras ciudades y comunidades. Es tremendamente injusto para los propietarios de pequeñas empresas, que no puedan contar con recursos como las grandes corporaciones.

Maryland tiene más de 170,000 pequeñas empresas y estimamos que alrededor de 30,000 han cerrado o cerrarán sus puertas de forma definitiva, sin que sea culpa suya debido al costo de la pandemia. Se espera que 10,000 restaurantes en todo el país cierren permanentemente para fin de año.

Con la apertura de la Asamblea General el 13 de enero, continuaré presionando a los legisladores estatales y al gobernador para que ayuden más a los residentes de Maryland. Podemos seguir hablando de ello o podemos empezar a poner en práctica nuestra retórica. Ha llegado el momento de utilizar el fondo de “Rainy Day”. Para los residentes de Maryland, no solo está lloviendo, está lloviendo a cántaros. Las familias y las empresas de Maryland necesitan protección.



--