0

Consejos para tener una buena comunicación con tu ex pareja cuando hay hijos de por medio

Una vez que tu relación termina, ambos deben hacer el esfuerzo de tratarse con respeto, si tienen hijos en común.
FAMILIA. Imagen referencial / Pixabay

FAMILIA. Imagen referencial / Pixabay

Después de terminar una relación de varios años, es probable que haya resentimiento, dolor o enojo. Pero por más problemas que hayas tenido con tu ex, si tienen hijos, tendrás que convivir con él buena parte de tu vida.

Según la psicóloga Rosario Ticas, muy pocas relaciones cuando rompen, quedan en buenos términos, la mayoría acaba casi como enemigos, pero no es imposible hacer las paces.

“Lo primero que se recomienda es que cuando la pareja está viendo que la relación va para mal y que lo más probable es que haya una ruptura, lo mejor es tratar de centrarse en el interés del niño, qué es lo que él necesita y no lo

que ellos sienten o quieren”, expresó la experta.

Como mamá o papá eres responsable de velar porque tu hijo esté bien, sobre todo porque ya no verá a uno en la casa como antes. No será fácil estar cerca de alguien con quien compartiste sueños, pero, al final, no funcionó. Sin embargo, eso no quita que es el papá de tus hijos.

Obviamente, la relación cambia, el trato es diferente, a veces amable pero distante, a diferencia de hace unos años, cuando estaban juntos.

Para Ticas, lo primordial es que sepas separar la relación de pareja con la de padres, pues te divorcias de tu esposo, pero no de tus hijos.

“Deben darse cuenta que la relación sentimental se cortó con la

pareja y no con el hijo y, por tanto, tienen que comportarse como papás en todos los espacios”, señaló la profesional.

También debes asumir que las pláticas o los encuentros serán más de los que te hubieran gustado, así que cuanto más relajada sea esta nueva relación, mejor para todos.

De acuerdo a Ticas, lo primordial para los niños, cuando una relación se rompe, es que los padres se lleven bien. No hace falta que seas su amigo, pero sí guardarse el respeto mutuo y ser capaces de conversar sobre los asuntos que los beneficien.

“A veces, los adultos creemos que hay que mostrarle a la contraparte todo nuestro dolor y rechazo por lo que nos pasó, pero eso es una cosa de adultos, no tienen porque participar los niños o agarrarlos de bandera, decir me voy

a desquitar con el niño”, indicó Ticas.

Así que haz de tripas corazón, como dicen, y aprende a llevarte bien con él, a pesar de todo. Aquí te traemos algunos consejos para lograrlo: visita ElSalvador.com