0

Venezuela se queda sin seleccionador a dos meses de las eliminatorias

Rafael Dudamel consideró una oferta del fútbol de Brasil
DECISIÓN. El seleccionador se bajó del autobús Vinotinto / EFE

DECISIÓN. El seleccionador se bajó del autobús Vinotinto / EFE

Con el arranque del año 2020, en Suramérica ya se palpita con mayor fuerza el inicio de las eliminatorias Conmebol rumbo a la Copa del Mundo Catar 2022. Por estos días, la fase es de estudio ante lo que implica conformar una alineación competitiva con las opciones para trascender y dar pasos agigantados. Dentro del subjetividad del tema, dicha confederación presume de contar con el proceso previo a un mundial más complicado de todo el mundo. Y no es para menos. Brasil, Argentina y Uruguay parten como las siempre favoritas a clasificar a la fase de grupos. Si se apartan a eso tres países de manera directa como los que cuentan con más herramientas para avanzar, entonces sobraría un cupo directo al evento y otro por la vía del repechaje.

Visto así, se trataría de una lucha increíble entre otras potencias capaces de hacer tropezar a las tres antes mencionadas. Colombia, Chile y Perú se asoman en un segundo grupo con altísimas opciones de dar batalla por decir presente en el año 2022 en territorio catarí. De ese trío, solo Chile se quedó fuera del Mundial de Rusia, para muchos la sorpresa más grande del mundo en la clasificación para el mencionado evento, de allí que la responsabilidad sea mucho mayor dentro de un grupo dos veces campeón de América y con jugadores del más alto nivel en las principales ligas de Europa.

Después viene Venezuela. La Vinotinto se ubica en un espacio intermedio entre esas tres y las tres con menores opciones en la actualidad (Ecuador, Paraguay y Bolivia).

Pero eso no la exime de estar entre las que puede dar la sorpresa. En cuanto a evolución, la Vinotinto ha sido uno de los grupos más gratos de toda la región. Con el último ranking publicado por FIFA para cerrar el año, esta se ubicaba en la casilla 25, su mejor posición en la historia. El reflejo se nota además en el portento de sus representantes en las distintas ligas del planeta, como el caso de Tomás Rincón, un elemento frecuente en la Serie A de Italia, o Josef Martínez, pieza clave en la delantera del Atlanta United.

Sin embargo, sin dirigencia poco o nada se puede resolver.

El vacío

Cuando Rafael Dudamel asumió como seleccionador venezolano, aún se sentía el fracaso del proceso encabezado por Noel Sanvicente, un todopoderoso en el balompié local, pero a quien la selección no le dio los frutos que sigue logrando en los banquillos de la primera división de su país.

Así, la llegada del exarquero Vinotinto era no más que un trámite en la segunda etapa del camino perdido hacia Rusia 2018. Entre críticas y alabanzas, la competencia de Dudamel al frente de Venezuela era regular. Hizo debutar a grandes piezas, pero su estilo de juego cortó las alas de varios con el ritmo desequilibrante que muestran habitualmente en sus clubes. Esto último llegó a tal punto que Martínez, goleador en la MLS, decidió renunciar a su país mientras este estuviera al frente.

Pero todo cambió.

Este 2 de enero, Dudamel anunció su renuncia, en la que se presume pasó por constantes altercados con los directivos de la Federación Venezolana de Fútbol, además de una posible oferta desde el balompié brasileño.

“Hoy (2 de enero) he tomado la decisión de dar un paso al costado, de renunciar a la Vinotinto. En su mejor momento histórico, sí, y a las puertas del inicio de un nuevo ciclo de eliminatorias (para el Mundial 2022). Considero que es lo mejor para la selección nacional”, escribió en una carta en donde hizo oficial su baja.

El golpe fue muy fuerte para Venezuela, que baraja nombres del fútbol nacional para su remplazo; sin embargo, dar vida a un proceso nuevo a solo dos meses de las eliminatorias, es transitar por una vía completamente oscura. El momento fue el peor posible, pero el año podría servir de salvavidas para quien asuma las labores, pues la Copa América Colombia-Argentina servirá como un programa para poner a tono a las piezas Vinotinto y probar los esquemas que den con el 11 ideal para el camino a Catar.

Mientras, Dudamel se despidió con marca de 12 victorias, 17 empates y 13 derrotas en 42 compromisos oficiales.

El próximo 26 de marzo, subirá el telón de la eliminatoria Conmebol, con Venezuela visitando a Colombia, en un primer paso complicado, pero será la prueba de fuego de un grupo con el kilometraje suficiente para hacer las labores en territorio vecino.



--