0

ENTREVISTA: El CEO de Goya se mantiene firme con su postura

"Siempre se respeta al presidente de los Estados Unidos", dice el CEO de Goya, Robert Unanue, incluso cuando esto requiere "un poco de terquedad española".
Robert Unanue, CEO de Goya Foods. Wall Street Journal

Robert Unanue, CEO de Goya Foods. Wall Street Journal

Para leer la entrevista en inglés en The Wall Street Journal haz click aqui

Para ser un hombre que se encuentra en el medio de una furiosa controversia etnopolítica, Robert Unanue es extremadamente tímido. Mientras lo entrevisto vía Zoom, está en el campus de Goya Foods en Houston, la empresa familiar que ha dirigido desde 2004. En la entrevista lo acompaña una mujer de relaciones públicas, corporativa, dura y protectora, que interrumpe de vez en cuando, a la hora de expresar disgusto por la dirección que va tomando la conversación. Cada vez, el Sr. Unanue —su jefe— responde con una mirada piadosa, como si buscara su perdón.

Uno puede entender su impulso defensivo. Unanue, de 65 años, ha sido blanco de ataques liberales e izquierdistas desde que apareció en la Casa Blanca el 9 de julio y dijo que Estados Unidos fue "verdaderamente bendecido"...de tener un líder como el presidente Trump". Romper la resistencia de sus manejadores para organizar la entrevista tomó un poco de esfuerzo. Cuando finalmente hablamos, me cuenta que lo invitaron al Rose Garden para participar en la Iniciativa de Prosperidad de la Casa Blanca, una orden ejecutiva para promover oportunidades educativas y laborales para los hispanos. "No voy a decir que no a una comisión de prosperidad hispana", dice.

Destacados hispanos izquierdistas, entre ellos la congresista Alexandria Ocasio-Cortez y el dramaturgo "Hamilton" Lin-Manuel Miranda, criticaron al Sr. Unanue por su elogio a Trump, instando a un boicot a los productos de Goya. Estos incluyen arroz, aceite, salsas, especias y una sorprendente variedad de frijoles. Los ataques contra él han sido abusivos. En un titular en el sitio web liberal Daily Beast se leía: "Esto no es 'cancelar cultura'. El CEO de Goya es un imbécil".

"Bueno, tienen derecho a tener sus opiniones", dice plácidamente Unanue, agregando que ha recibido "muchos insultos, muchos F y palabras irrespetuosas como esas". Él profesa no entender la hostilidad: "Una de las cosas más importantes que hemos perdido como país es el respeto a las diferentes opiniones. ¿Puedo explicar por qué las personas reaccionan de esa manera? No. Pero puedes reaccionar de diferentes maneras. Y elijo no rendirme".

Él respalda su comentario en el Rose Garden, aunque dice que "no era realmente una opinión". Más bien, refleja su creencia de que "siempre respetas al presidente de los Estados Unidos, y siempre vas cuando te llaman". Hace un llamado a la unidad de una manera que suena pintoresca en la América polarizada de 2020: “Cuando el presidente entra en una habitación, usted se pone de pie, aunque pueda estar en desacuerdo de muchas maneras. Somos un país 50/50, no todos están de acuerdo en todo. Pero tiene que haber respeto; tiene que haber amor".

El Sr. Unanue recuerda un momento en que compartió plataforma con el presidente Obama. "Me invitaron a la Casa Blanca para celebrar el Mes de la Herencia Hispana en 2011", dice. "Creo que querían que algún representante de Goya Foods presentara al presidente [en el evento], básicamente para mostrar que la comunidad hispana, me imagino, estaba con el presidente Obama".

El CEO de Goya también unió fuerzas con Michelle Obama en 2012, cuando la primera dama lanzó una iniciativa llamada MiPlato ("Mi plato") para mejorar la nutrición en las comunidades hispanas. Recuerda que el evento fue en Tampa, Florida, justo después del cumpleaños número 48 de Michelle: "Ella tenía puesto un vestido sin mangas, y estaba más en forma que ninguna otra cosa". Yo pesaba alrededor de 50 libras más que ahora. Era como si yo fuera la foto del "antes", y ella era el "después".

En la Casa Blanca en 2011, el Sr. Unanue había dicho que se sentía "honrado y humilde" de estar junto al Sr. Obama. Sin embargo, Unanue no recuerda ningún abuso o recriminación de los activistas de la derecha, muchos de los cuales detestaban al presidente número 44 tan intensamente como sus homólogos izquierdistas detestan al número 45. "No hubo reacción", dice el Sr. Unanue. "Se tiene libertad de expresión, libertad de opinión, y creo que se respetó".

El Sr. Unanue ha sido golpeado por el rechazo contra el esfuerzo de boicot. "Es abrumador la cantidad de apoyo positivo que hemos recibido, muy abrumador". Organizaciones como la Bodega and Small Business Association, que representa a miles de tiendas de comestibles de Nueva York, han respaldado un "buycott", una exhortación a salir y comprar productos Goya. "Se ve que la gran mayoría de las personas gravita hacia el amor y hacia la positividad", dice Unanue. "A veces supera la voz muy fuerte de negatividad, de una minoría que puede llevar a las ovejas a seguir".

Atribuye su habilidad para resistir las vociferantes críticas a "un poco de terquedad española" en él. Un hombre con una educación religiosa: "monaguillo, escuelas de gramática católica, escuelas secundarias, universidades", también "sacó fuerzas de Dios".

Unanue está ansioso por hablar sobre una iniciativa que ha emprendido su compañía que se ha visto ensombrecida por la controversia de Trump. Bajo un programa llamado Goya Gives, la compañía ha donado toneladas de alimentos a Venezuela, que está experimentando una brutal escasez bajo el régimen socialista bolivariano de Nicolás Maduro.

"He colado hasta 180,000 libras en Venezuela", dice Unanue. “Hay que pasar por los 2.000 generales del ejército allí, y toda la corrupción. Nada ingresa al país si no obtienen una recompensa". Goya trabaja con la Iglesia Católica y las organizaciones locales: "Hacemos la donación, y luego está en sus manos". El 16 de junio, Goya anunció que enviaría otras 220,000 libras de comida.

La compañía también ha entregado un millón de latas de garbanzos y un millón de libras de otros productos a bancos de alimentos, organizaciones benéficas e iglesias en los Estados Unidos. La pandemia, dice Unanue, ha provocado escasez de comida y hambre. Cuando el Covid-19 llegó a los Estados Unidos, "hubo, de repente, una explosión de demanda" para sus productos. “Frutas, verduras, huevos, leche y todo lo que se secó, por lo que nos convertimos en los primeros en responder de alguna manera. Afortunadamente, teníamos inventarios suficientes".

Goya Foods, de propiedad privada y con sede en Jersey City, N.J., ya va por su tercera generación como una empresa familiar, lo cual es raro: solo el 10% de tales negocios en los EE.UU. permanecen en la familia más allá de la segunda generación. En noviembre, una oferta del Grupo Carlyle para comprar Goya fracasó cuando la familia insistió en retener el control administrativo después de la venta.

Unanue tiene la intención de que la empresa permanezca en la familia. Presente durante la entrevista, aunque escrupulosamente silencioso, está su hijo Bobby, de 35 años, quien trabaja para Goya en Texas. "Tengo a tres de mis hijos trabajando para la compañía", dice. "Es parte de la cuarta generación". Diez miembros de esa generación trabajan para Goya. Unanue tiene nueve nietos y un décimo en camino, "así que esa es la quinta generación".

El crecimiento de la compañía ha seguido la expansión de la población hispana de Estados Unidos. Comenzó en la calle Duane de Manhattan en 1936 por Prudencio Unanue: el abuelo inmigrante vasco de Unanue: la compañía comenzó vendiendo productos españoles a una pequeña comunidad inmigrante de España. Cuando la Guerra Civil española puso fin a las importaciones desde España, Don Prudencio, como se le llamaba, comenzó a atender a los mexicanos. Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, agregó a los puertorriqueños a su base de clientes.

La compañía estableció su primera fábrica en Puerto Rico en 1949, bajo la Operación Bootstrap, el programa de Luis Muñoz Marín, el primer gobernador electo de Puerto Rico, para atraer industria y empleos a la isla. Lo que siguió en las siguientes décadas fue un tapiz de inmigración a los Estados Unidos, a lo que Goya respondió ampliando su oferta. "Ocurrió la toma de posesión de Castro en el 59, así que vinieron los cubanos", dice Unanue. "Y la década de 1970 trajo a los dominicanos".

Para el año 2000, dice, "somos 35 millones de latinos: de Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador, El Salvador, Nicaragua... Así que crecimos de tener unos pocos productos, a una línea inmensa”. Goya ahora vende, según sus propios cálculos, 2.200 productos diferentes. Citando a "un caballero que trabaja con nosotros, que tiene 95 años", el Sr. Unanue describe a los latinos como "unidos por el idioma, separados por el frijol". Cada grupo tiene su leguminosa favorita y exige que el producto sea "auténtico".

Recita los nombres de los frijoles como si fueran poesía: la habichuela de Puerto Rico (un frijol rosado, su favorito), la caraota de Venezuela, el frijol de seda centroamericano, el cargamanto colombiano, el frijol canario peruano, la mayocoba mexicana.

"Cada grupo come de manera diferente", dice el Sr. Unanue con deleite de un vendedor. Su objetivo es pintar una imagen de la enorme diversidad dentro de la comunidad hispana de los EE. UU., Que es más grande que la población de cualquier país de habla hispana, excepto México. Más de una vez cita pronósticos demográficos que colocan a los hispanos en el 30% de la población de EE. UU. Para 2050, en comparación con el 17% actual. Él dice que los hispanos carecen de influencia política debido a esta diversidad: "No tenemos una sola voz".

Sin embargo, él ve algunos puntos en común. "Somos comunidades basadas en la fe", dice, y también emprendedores. Citando cifras de la Cámara de Comercio Hispana de los Estados Unidos, dice que los hispanos crean negocios a "tres veces la tasa de otras comunidades". ¿Por qué? "Tal vez el hambre, el deseo de prosperar y triunfar en un país donde, automáticamente, no solo se entregan cosas".

A pesar de todo esto, puedo sentir a la mujer de relaciones públicas preocupada, y en el fondo escucho que regañan a Unanue. La aversión al riesgo del equipo de comunicaciones se hace aún más evidente una vez que termina la entrevista, cuando Trump y su hija Ivanka tuitean fotos de ellos mismos posando con productos Goya. Le envié un correo electrónico a Unanue el jueves para pedirle un comentario sobre el respaldo, y él responde con una expresión de gratitud a la familia Trump.

Una hora después recibí un correo electrónico de otra mujer de relaciones públicas: "Nos gustaría retirar y editar esa cita de inmediato. Consulte a continuación la nueva versión aprobada". La cita aprobada no menciona a Donald o Ivanka Trump. Pasan dos horas más y recibo otro correo electrónico de relaciones públicas, retrayendo la cita modificada por completo.

Luego, después de otras dos horas, el recto Sr. Unanue me envía un correo electrónico. "Sigo firme en mis convicciones de que me siento bendecido con el liderazgo de nuestro presidente", escribe. “Lo he repetido una y otra vez y lo mantengo.

"Espero y rezo para que entiendan mi posición".


El Sr. Varadarajan es editor ejecutivo de la Hoover Institution de la Universidad de Stanford. @tunkuv

Para leer la entrevista en inglés en The Wall Street Journal haz click aqui

Esta entrevista fue traducida y publicada con el permiso de The Wall Street Journal, Copyright © (2020) Dow Jones & Company, Inc. All Rights Reserved Worldwide.



--