Quantcast
El Tiempo Latino
10:08 a.m. | 38° 11/24/2017

El sacrificio de aguantar calor o frío, caminar por varias millas o levantarse de madrugada a cocinar, lo recompensa con el fruto que da su negocio “por mis clientes yo estoy bendecida, porque, aunque sea un tamal o un arroz en leche me compran”.

El sacrificio de aguantar calor o frío, caminar por varias millas o levantarse de madrugada a cocinar, lo recompensa con el fruto que da su negocio “por mis clientes yo estoy bendecida, porque, aunque sea un tamal o un arroz en leche me compran”.

Artículos en los que aparece esta foto:

  • Tease photo

    Un negocio para chuparse los dedos

    Aug. 1, 2017 noon En cercanías al Consulado de Guatemala, ubicado en Silver Spring, Maryland, encontramos caminando a una mujer de casi de 60 años, empujaba una carretilla de color negro. Con una sonrisa amable dio los buenos días e inmediatamente ofreció tamales de ...

Comentarios

Utilice el formulario de comentarios para comenzar una discusión acerca de este contenido.