Photo detail

PÉRDIDA. Si los beneficiarios del TPS son deportados, el Gobierno dejaría de recaudar más de $4 mil millones en impuestos.