Photo detail

CRIMEN. Un policía armado monta guardia después de que al menos 40 personas murieran este viernes en un tiroteo en dos mezquitas en la ciudad de Christchurch, Nueva Zelanda