La lucha por una reforma migratoria que permita la legalización de millones de indocumentados en Estados Unidos y el cese de las deportaciones ha cobrado nuevos impulsos con diversas actividades en todo el país en plenas festividades de fin de año.

Las actividades coincidieron con las ceremonias fúnebres del líder surafricano Nelson Mandela, campeón de la lucha pacífica contra la segregación fallecido el viernes 5, y la conmemoración del Día Internacional de los Derechos Humanos el martes 10.

Precisamente el martes, la policía de Nueva York arrestó a 22 activistas pro inmigrantes luego de que interrumpieran el tránsito frente a la sede en Nueva York del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

También el martes, grupos pro-inmigrantes de Chicago entregaron cajas de regalos vacías en las oficinas del Partido Republicano en Chicago

Los republicanos, que controlan la cámara de Representantes, se niegan a impulsar un voto sobre un proyecto de ley ya aprobado por el Senado, de mayoría demócrata.

De manera similar, inmigrantes hispanos y asiáticos en Carolina del Norte ayunaron temporalmente el jueves 5 en solidaridad con los activistas que ayunaron por 22 días y pasaron el ayuno a otros que lo mantienen hasta la fecha.

Desde Sacramento, en California, el reverendo evangélico Samuel Rodríguez tiene previsto cumplir para el viernes 13 un total de 40 días en ayunas, siguiendo el ejemplo de Jesús.

En Washington, DC, Rudy López, del Movimiento por una Reforma Migratoria Justa (FIRM), continúa en una carpa instalada en el Mall de Washington con un ayuno que inició el 20 de noviembre pasado. Entre tanto, la veterana líder sindicalista Dolores Huerta cumplió tres días en ayuno del 3 al 5 de diciembre.

Por su parte, siete organizaciones nacionales hispanas, incluyendo a Mi Familia Vota, entre otras, emitieron el martes 10 una tarjeta de calificaciones al Congreso en la que califican como “incompleta” su gestión. La tarjeta de calificación ocurre a un año de las elecciones legislativas de 2014, en las que están en juego escaños en ambas cámaras y el voto latino sería determinante.

La tarjeta indica que la Cámara de Representantes “todavía tiene tiempo de redimirse sobre inmigración” y seguir al Senado, que ya aprobó un proyecto de ley que ofrece la legalización de los indocumentados, dijo la directora de Abogacía Nacional de la Federación Hispana, Alisia Guerrero.

últimas noticias


Sucesos

El caso de Hickman's Family Farms

MS-13: "Te unís o te morís"


Política

La representante Tricia Cotham deja el Partido Demócrata para unirse al Republicano


Nacional

En Florida preparan ley contra los periodistas y medios de comunicación