COMPARTE

Richmond, VA.-El ex gobernador de Virginia, Bob McDonnell (R) y sus esposa Maureen se declararon no culpables el viernes 24 de enero de los cargos de fraude, que los acusan de haber recibido miles de dólares en obsequios y préstamos por parte de un empresario a cambio de promover sus productos en el estado.

Con la declaración, McDonnell rechazó un oferta de la fiscalía para que hubiera perdonado los cargos a la esposa a cambio que el ex gobernador se declare culpable de una felonía.

McDonnell prefirió ir a juicio para enfrentar los 14 cargos en su contra y la fecha fija es el 28 de julio.

El martes 21, McDonnell y su esposa Maureen enfrentaron cargos criminales por aceptar regalos, vacaciones lujosas y préstamos cuantiosos por parte de un empresario que habría recibido favores políticos a cambio, según la acusación.

La pareja estuvo sometida a una investigación del FBI por varios meses por su relación con Jonnie R. Williams Sr, ejecutivo de la compañía de productos nutricionistas Star Scientific, Inc.

Las autoridades alegan que McDonnell y su esposa recibieron vez tras vez obsequios de parte de Williams y “préstamos” por más de $150.000. El escándalo se nutre con los detalles de las acusaciones como:

•El vestido Oscar de la Renta que Williams compró para la primera dama. En abril de 2011 Williams llevó a Maureen McDonnell a Nueva York para comprar un vestido que usaría para una cena política en el Union League Club. “gastó aproximadamente $10.999 en un Oscar de la Renta, cerca de $5.685 en Louis Vuitton y aproximadamente $2.604 en Bergdorf Goodman”, de acuerdo a las acusaciones. La noche de la cena Williams se sentó al lado del gobernador McDonnell.

• El reloj rolex, que Williams compró en agosto de 2011 a pedido de Maureen McDonnell, valorizado en unos $6.000, el cual tenía un grabado que decía “el gobernador 71 de Virginia”. La primera dama le entregó el reloj a su esposo como un regalo.

McDonnell —quien en 2012 gozaba de gran popularidad y se visualizaba como candidato presidencial para 2016— admitió que no actuó con “buen juicio” al recibir los obsequios, pero sus abogados dicen que no hizo nada ilegal porque la compañía no se benefició con nada.

Expertos en leyes coinciden en que será difícil probar el caso criminal.

Quienes simpatizan con McDonnell sostienen lo mismo. “Hizo mal en no reportar los regalos, pero no fue un soborno”, expresó Tito Muñoz, republicano que ayudó en la campaña de McDonnell en 2008.

El delegado estatal Alfonso López lamentó el hecho: “espero que esto nos sirva de aliciente a todos en la Asamblea para actuar pronto sobre una reforma de las leyes de ética”.

COMPARTE
últimas noticias


Sucesos

El caso de Hickman's Family Farms

MS-13: "Te unís o te morís"


Política

La representante Tricia Cotham deja el Partido Demócrata para unirse al Republicano


Nacional

En Florida preparan ley contra los periodistas y medios de comunicación