COMPARTE

El ex Delegado Estatal de Maryland y ex miembro del Concejo William A. Campos se ha declarado culpable de aceptar sobornos a cambio de favores de funcionarios, según anunciaron el martes fiscales federales.

“Esta investigación encubierta no incluyó un acto aislado de conducta inapropiada”, dijo el Fiscal General de Maryland Rod J. Rosentein. “Expuso una práctica de toda la vida de regalar dinero de los contribuyentes a cambio de coimas. Este tipo de corrupción puede prosperar cuando los servidores públicos hacen uso de su criterio sin supervisión”.

Campos, de 42 años, residente de Hyattsville, se declaró culpable de soborno y conspiración el 5 de enero y el veredicto fue hecho público el martes.

La semana pasada fiscales federales presentaron cargos a otras cuatro personas involucradas en una conspiración de “pagar-para-participar” (payto-play, como se conoce a este tipo de conspiración en inglés) en el condado y en Annapolis, y en ese momento dijeron que esperaban presentar cargos a dos oficiales electos en el caso del gobierno.

Campos admitió recibir sobornos a cambio de decisiones favorables, incluyendo canalizar subvenciones del gobierno a través de una organización sin fines de lucro para motivar a alguien a mudar un negocio al condado.

El acuerdo en el que el funcionario se declaró culpable dice que Campos admitió recibir pagos de sobornos entre 2001 y 2014 que totalizaron más de $21,000 provenientes de dos dueños de negocios del condado, quienes recibirían a cambio aproximadamente $325,000 en fondos de ayuda del condado para ayudar a sus negocios.

Campos también buscó dinero para pagar un gasto personal de campaña y dirigió a un oficial encubierto que se hacía pasar como hombre de negocios, para que contribuya para la campaña de un candidato del que no se ha rebelado el nombre.

En una breve entrevista la semana pasada, Campos dijo que no conocía nada sobre la investigación federal. Él no ha respondido peticiones buscando comentarios.

El Ejecutivo del Condado que cumple su segundo período, Rushern L. Baker III (D), quien ha promovido en su campaña combatir una cultura de corrupción que marcó la administración de su predecessor, Jack B. Johnson (D), dijo: “es decepcionante que la gente no haya captado que esos días se acabaron en el condado de Prince George’s”.

Campos, considerado una cara nueva en la política del condado, se retiró de la legislación estatal en 2015- Tan solo nueve meses después de haber empezado su período. Para explicar su abrupta renuncia, Campos había dicho que quería enfocarse en su nuevo matrimonio, en comenzar una familia y en su carrera profesional.

Dos oficiales públicos y dos dueños de negocios fueron arrestados la semana pasada en conexión con el caso: David Dae Sok Son, de 40 años, director de la junta de licores de Prince George’s; Anuj Sud, de 39 años, un comisionado de la junta de licores que había renunciado el viernes; Young Jung Paig, de 62 años, dueño de Avenue Restaurant & Liquor Store; y Shin Ja Lee, de 55 años, dueño de Palmer Liquor Store.

El Presidente del Senado, Thomas Mike Miller Jr., un demócrata cuyo distrito incluye Prince George’s, dijo que él había discutido las acusaciones de soborno con el Gobernador Larry Hogan, (R) el viernes y la necesidad de nombrar a comisionados con integridad y orientación cívica a la junta de licores.

“Todos están preocupados por eso, usted también debería estar preocupado si está pasando en Ohio o Tennessee y está pasando aquí en Maryland”, dijo Miller después de que el veredicto de Campos se hiciera público.

La Junta de Comisionados de Licencias es un ente estatal que regula la venta de alcohol en más de 600 tiendas del condado, restaurantes y otros negocios. Los cinco comisionados de la junta son nombrados por el gobernador para periodos de tres años.

El condado soportó otro caso de corrupción bajo la administración Johnson quien sirvió como Ejecutivo del Condado de 2002 a 2010.

Johnson se declaró culpable de extorsión y de interferir con testigos y evidencia después de planear una conspiración de corrupción en la que los fiscales dicen que recibió más de $1.6 millones en sobornos.

Su esposa, Leslie Johnson, salió en los titulares cuando tiró por el inodoro un cheque de $100,000 y escondió $79,600 en efectivo en su ropa interior mientras agentes federales golpeaban la puerta de la pareja.

Traducido por El Tiempo Latino / El Planeta Media

COMPARTE
últimas noticias


Sucesos

El caso de Hickman's Family Farms

MS-13: "Te unís o te morís"


Política

La representante Tricia Cotham deja el Partido Demócrata para unirse al Republicano


Nacional

En Florida preparan ley contra los periodistas y medios de comunicación