Los ingenieros ya han vuelto a trabajar en la instalación del sur de China, que fabrica equipos médicos para varias empresas occidentales y se supone que cientos de trabajadores de la línea de ensamblaje, regresen a sus puestos este domingo, según dijo Mault.

“Tenemos un retraso de un mes a seis semanas en la recepción del producto”, explicó Mault, el fundador de BioIntelliSense con sede en Denver. “Pero ciertamente nos impactará dramáticamente si va más allá de eso”, dijo.

Las variables van más allá del número de empleados a los que se les permite volver a trabajar después de semanas de cuarentena. Las fábricas necesitarán suficientes materias primas para restaurar la producción y suficientes máscaras protectoras para mantener a los trabajadores seguros en su lugar en el futuro inmediato. También necesitarán camioneros chinos y puertos en funcionamiento para asegurar que las mercancías puedan llegar al mercado.

La inquietud sobre el plazo hizo que las acciones se desplomaran este lunes, con los principales índices de EE.UU. cayendo en más de un 3 por ciento. La continua propagación del virus fuera de China, a países como Italia y Corea del Sur, ha agravado los temores sobre el impacto en la economía mundial.

Para muchas empresas estadounidenses, el coronavirus ha exacerbado los problemas que ya estaban teniendo en la fabricación en China, después de que el año pasado la administración Trump impusiera grandes aranceles de importación a los productos fabricados en China.

Con información de The Washington Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.