ARENA y el FMLN, partidos con cuyos votos se logra la mayoría calificada (56 votos), acordaron este lunes emitir un dictamen favorable para superar el veto del presidente Nayib Bukele al decreto legislativo 630. Este busca dar beneficios al personal médico por ser el grupo que está en la primera línea del combate a la pandemia.

El veto presidencial fue por “inconstitucional”. Si la Asamblea logra superarlo en el pleno y Bukele lo sigue rechazando deberá ser la Sala de lo Constitucional la que delibere quien tiene la razón, si la Asamblea o el Ejecutivo.

Este será el segundo decreto legislativo en materia de salud que intentan superar. El primero fue rebasado por la Asamblea el pasado 23 de abril tras el desarrollo de una plenaria anormal.

Ese día los diputados apuraron la votación para lograr superar el veto para otorgar beneficios a los médicos que luchan contra el COVID-19, entre ellos, que se les dote de un seguro de vida y de equipos médicos, luego de que Bukele “recomendara”, a través de su cuenta en Twitter, el cierre de la plenaria por “significativas sospechas de COVID-19” en el Salón Azul.

Sobre el decreto en mención el Ejecutivo aún no se pronuncia.

Mientras que el decreto legislativo 630 es otro documento que los diputados prevén superar próximamente, el cual determina que los equipos e instrumentos de seguridad deben ser los recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

También que cuando en una pareja de esposos los dos se desempeñen como médicos o profesionales de la salud y tengan hijos menores de edad, uno de los dos deberá quedarse en su casa al cuidado de los niños, siempre devengando su salario normal.

Así como una pensión vitalicia que deberá ser asumida por el Estado, si es el caso que uno de los dos falleciere atendiendo la pandemia.

Para las madres solteras que son profesionales de la salud, se contempla un incentivo salarial adicional del 20% de su sueldo.

Bukele vetó todos estos beneficios bajo los siguientes argumentos: que en atención a los requerimientos que establece el Ministerio de Salud, el gobierno está dotando de los equipos necesarios y adecuados a las directrices de la OMS a todo el personal de salud.

Además, que el ministerio de Salud no fue consultado por la Asamblea para emitir dicha regulación.

Afirma que hay inversión cuantiosa por parte del Gobierno para dotar de insumos médicos y de prevención a los centros hospitalarios y por consiguiente a su personal sanitario.

También, que al permitir que solo uno de los esposos en una pareja que son médicos y que tienen hijos menores de edad, se dedique a combatir la pandemia, se reduce la capacidad de respuesta a la emergencia.

En cuanto al incentivo laboral para el personal de Salud, Bukele señala que el Gobierno ya estableció un bono de $150 para todos los que están en la primera línea de combate de la enfermedad del COVID-19.

Para entregar una pensión vitalicia acude al término de “inequidad” y señala que hay ambigüedad en la disposición de la entrega de la pensión a los hijos menores de edad y hasta que edad ellos tendrán derecho y al no señalar la periodicidad de la entrega.

Sin embargo, en el artículo 6 del decreto se establece que cuando uno de los dos esposos falleciere a causa de la pandemia el Estado a través del Ministerio de Salud Pública “otorgará una pensión vitalicia a la familia del fallecido equivalente al último salario devengado por el profesional al momento de su fallecimiento. Dicha pensión se mantendrá hasta que el último de los hijos alcance la mayoría de edad”.

¿Qué dicen los diputados?

Emilio Corea, diputado de ARENA, expresó que de los $150 que el gobierno entregó al personal médico en concepto de bono, la mayor parte lo ocuparon para comprar equipo médico adecuado, ya que estos carecían de los mismos.

De hecho, hay denuncias del Colegio Médico que muchos de los galenos y enfermeras que se han contagiado del COVID-19 se debe a que no contaban con el instrumental necesario para atender a los pacientes positivos a la enfermedad.

“El bono que se les dio a los profesionales de salud sirvió para comprar equipo de bioseguridad”, afirmó Corea al tiempo que exhortó a la Defensoría del Consumidor a verificar el alza de precios en equipos urgentes como mascarillas N-95.

Elízabeth Gómez, diputada del FMLN, expresó que es urgente superar el veto, ya que no es el primero en el rubro de Salud Pública. “Consideramos que las razones que da el presidente de la República tampoco son ciertas”, argumentó.

Señaló que le parecen contradictorios los señalamientos de Bukele en torno el veto, “cuando el Órgano Judicial y el Legislativo hemos respetado el Estado de Derecho, acatamos el Estado de Derecho”, manifestó Gómez.

Se prevé que en la plenaria del jueves sea superado el veto.

Con información de El Salvador