COMPARTE

Los expertos suelen decir que para poder hablar de lo que ha ocurrido históricamente hay que analizarlo mucho después. Sin embargo, 2020 ya se sabe como un año paradigmático para el Partido Republicano y así lo ha demostrado en estas elecciones presidenciales.

El senador Marco Rubio ha explicado a AXIOS que el Partido Republicano necesita una nueva concepción de cara a los próximos años en la que se demuestre que son los valedores de los votos de la clase trabajadora y no quedarse únicamente atados a la imagen de los empresarios.

Una vez cerrado este proceso que vive Estados Unidos, Rubio cree necesario que el GOP centre sus esfuerzos en reconquistar el voto popular. Y, para esto, no ha descartado aún ser un potencial candidato para las elecciones presidenciales de 2024. Se trata, probablemente, del primer miembro del Partido Republicano en demostrar sus intenciones de relevo. Rubio considera que el futuro de la organización pasa, necesariamente, por un trabajo en coalición de la clase trabajadora, de etnias distintas y razas diferentes.

El triunfo de Donald Trump en 2016 no era únicamente un voto contra la candidatura de Hillary Clinton. También se trató de una forma en la que los afiliados pudieron demostrar su rechazo a las formas tradicionales del partido. El apoyo que tuvo Trump en estas elecciones también respalda esta teoría pues, a pesar de no haber revalidado el sillón de la Casa Blanca, los votantes depositaron en él más de 70 millones de votos.

La visión que plantea Marco Rubio viaja más allá de lo establecido históricamente por el GOP y analiza las necesidades de las personas que han votado por sus candidatos. Rubio explica que, actualmente, el Partido Republicano está enfocado en servir al mercado cuando en realidad debería poner como foco la situación del trabajador “El libre mercado existe para servir a las personas. Pero las personas no existen para servir al libre mercado”.

Por contraparte, los resultados electorales no dan un claro ganador del voto latino. Si bien se ha tratado de proyectar la idea de que Biden ha ganado el voto hispano, la realidad es que ha habido mucha división. Ahí es donde está el punto de valor en este esfuerzo y trabajo minucioso que pretenden hacer los republicanos para mantener la confianza de este gran grupo electoral, siendo la minoría más grande en los Estados Unidos.

Rubio considera que, en el caso de recibir nuevas presiones por parte de las empresas y el ala más conservadora del Partido Republicano, podrían llegar a perder toda la base de votantes que llegaron al GOP con la candidatura de Donald Trump. El senador insiste en que no pueden permitir volver a ser un partido tradicional de libre comercio sin restricciones.

COMPARTE