Este miércoles, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, advirtió que hacer a un lado la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales, resultado que podría certificarse durante la jornada de este 6 de enero, podría empujar la democracia nacional hacia un “espiral de muerte”.

La afirmación del funcionario llega en medio de las manifestaciones celebradas en Washington DC para rechazar el triunfo del ex vicepresidente.

“He servido 36 años en el Senado, este será el voto más importante que haya emitido”, indicó McConnell según reseñó The Washington Post.

Pese a indicar que brindaba todo su apoyo a la figura del presidente Donald Trump, aclaró que “nada ante nosotros prueba la ilegalidad ni cerca de la escala masiva que habría inclinado toda la elección. Ni la duda pública por sí sola puede justificar una ruptura radical cuando la duda en sí fue incitada sin ninguna evidencia”.

Trump, quien encabezó una movilización celebrada este miércoles cerca del Capitolio, ha expresado en múltiples ocasiones que su revés se debe a un fraude en las urnas; sin embargo, las demandas interpuestas por su equipo de trabajo no encontró progreso al no presentar pruebas.

“Los votantes, los tribunales y los estados han hablado, todos han hablado”, detalló McConnell. “Si los invalidamos, dañaría nuestra república para siempre”.

“Nuestra democracia entraría en una espiral de muerte”, añadió.

Protestas

Para este miércoles estaba llamada a celebrarse una manifestación para rechazar la victoria de Biden; sin embargo, hechos violentos marcaron la jornada.

En la tarde de este 6 de enero, un grupo de seguidores del presidente Trump que se concentraban cerca del Capitolio ingresaron a la fuerza al edificio. Los manifestantes derribaron las vallas puestas por los cuerpos de seguridad del Distrito y lucharon contra los uniformados para entrar el sitio.

La situación ocurrió luego de que el mandatario se pronunciara a los presentes, a quienes indicó que “nunca cederá”, manteniéndose firme en su postura de no aceptar el revés en las urnas, el cual calificó como un fraude en repetidas oportunidades.

Frente a al hecho, la agencia de noticias AFP informó que la policía decidió evacuar las oficinas del Congreso para evitar mayor peligro.

Días atrás, la alcaldesa de Washington DC, Muriel Bowser, solicitó apoyo de la Guardia Nacional en la logística para garantizar la seguridad en la concentración; sin embargo, la violencia de unos pocos pudo más para ingresar al recinto.