trabajadores

La noche del jueves 14 de enero, el presidente Joe Biden presentó un plan de ayuda de emergencia de $1,9 billones, que servirá de prueba inicial de su capacidad para sacar a Estados Unidos de la crisis sanitaria y económica. Así, los cheques de estímulo serían de $1.400 para sus beneficiarios. Esta semana vuelve a estar sobre la mesa la propuesta porque el Congreso tiene previsto debatirla.

El paquete de amplio alcance tiene disposiciones que brindan ayuda directa a familias, empresas y comunidades estadounidenses; y un enfoque principal en las pruebas de coronavirus y la producción y entrega de vacunas contra el COVID-19.

“Estoy convencido de que estamos listos para hacer esto (…) La salud misma de nuestra nación está en juego”, dijo Biden en su momento.

La propuesta se titula “Plan de Rescate Estadounidense”. Biden lo describió como un paquete de medidas de emergencia para satisfacer las necesidades económicas y de atención médica inmediatas de la nación.

¿Qué incluye el Plan de Rescate Estadounidense?

El plan contiene una serie de disposiciones que se basan en los aproximadamente 4 billones de dólares que el Congreso ya ha dedicado a abordar la pandemia, que incluyó una medida de 900 mil millones de dólares que Trump firmó el mes pasado. Biden ha descrito repetidamente ese último proyecto de ley como un asunto pendiente, diciendo el jueves: “Terminaremos el trabajo”.

Youtube

Presentación del Plan de Rescate

La propuesta de Biden se divide en tres áreas principales: $ 400 mil millones destinado a provisiones para combatir el coronavirus con más vacunas y pruebas, mientras se reabren las escuelas; más de $ 1 billón en ayuda directa a las familias, incluso mediante pagos de estímulo y mayores beneficios del seguro de desempleo; y $ 440 mil millones para ayuda a comunidades y empresas, incluidos $ 350 mil millones en fondos de emergencia para gobiernos estatales, locales y tribales.

La propuesta apuntará a cumplir con el plan de Biden para un programa de vacunación universal, dedicando $ 20 mil millones a ese objetivo, así como $ 50 mil millones para una expansión masiva de las pruebas y $ 130 mil millones para ayudar a las escuelas a reabrir de manera segura.

Lee también: ESPECIAL l Biden asumirá el futuro de EE. UU. con una economía golpeada por la pandemia

Entre los muchos objetivos establecidos en la propuesta, Biden espera administrar 100 millones de vacunas en 100 días y reabrir la mayoría de las escuelas públicas K-12 en ese período de tiempo.

La legislación incluye una serie de prioridades buscadas por los principales demócratas del Congreso, incluidos algunos de los miembros más liberales, desde aumentar el salario mínimo federal a $ 15 la hora hasta agregar miles de millones en fondos para el cuidado infantil.

Biden pidió aumentar los beneficios federales por desempleo de $ 300 a $ 400 por semana. Los pagos se extenderían hasta septiembre, evitando que millones de personas pierdan su ayuda en marzo, como ocurriría con la ley actual.

El plan de Biden establece que también buscará vincular el nivel de beneficios por desempleo a factores económicos generales, de modo que las ayudas se incrementen automáticamente cuando la tasa de desempleo aumente.

Cheques de ayuda

Como se esperaba, la propuesta de Biden también aumentaría de $ 600 a $ 2 mil por persona los pagos de estímulo aprobados por el Congreso a finales de diciembre de 2020.

Trump apoyó con entusiasmo los pagos de estímulo de $ 2 mil, al igual que los líderes demócratas del Congreso, pero muchos republicanos se opusieron a la idea.

La propuesta también ampliaría la elegibilidad para los pagos de estímulo a las familias donde uno de los padres es inmigrante, así como a los hijos adultos declarados como dependientes en las declaraciones de impuestos de sus padres. Ambas categorías fueron excluidas en los últimos paquetes de ayuda debido a la oposición del Partido Republicano.

Como resultado, alrededor de 13,5 millones de adultos dependientes fueron excluidos de los cheques, incluidos millones de personas discapacitadas.

Con información de: Erica Werner y Jeff Stein/The Washington Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *