Graham Raffensperger

Un fiscal del área de Atlanta analizará la conversación telefónica que tuvo el senador Lindsey O. Graham con el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, posterior al día de los comicios presidenciales

La medida forma parte de una investigación en la que se pretende determinar si el expresidente Donald Trump o sus aliados violaron las leyes de Georgia al intentar revertir su derrota en la entidad. La información la dio a conocer una persona familiarizada con el caso.

La fuente, que habló en condición de anonimato, dijo que el estudio de la fiscal de distrito del condado de Fulton, Fani Willis, incluirá un examen de la llamada telefónica que el senador, aliado incondicional del expresidente, le hizo a Raffensperger 10 días después de las elecciones del pasado 3 de noviembre.

Durante la conversación, el senador le preguntó a Raffensperger si tenía el poder de tirar todas las boletas por correo en ciertos condados, dijo a The Washington Post el secretario de Estado de Georgia un días después de la llamada.

Lea también: Abogado de Trump justificó la llamada del expresidente con el secretario de estado de Georgia

El funcionario señaló que Graham parecía estar pidiéndole que encontrara una manera ilícita de dejar de lado los votos emitidos legalmente.

Graham, por su parte, desmintió las acusaciones y aseguró que él solo quería información para comprender mejor de qué manera el estado verificaba las boletas por correo. Para ese entonces, Trump estaba en desventaja por aproximadamente 14,000 votos en Georgia, donde estaban contando a mano los 5 millones de votos emitidos en las elecciones.

El viernes, el portavoz de Graham, Kevin Bishop, manifestó que la idea de que la llamada del senador fue incorrecta era «ridícula».

“El senador Graham estaba preguntando cómo funcionaba el proceso de verificación de firmas. Nunca le pidió al secretario de Estado que descalificara un voto emitido por nadie. El momento de esto también es bastante curioso. Parece ser un esfuerzo poco transparente para marginar a cualquiera que ayude al presidente Trump», alegó el portavoz.

Un portavoz de Willis dijo el viernes que la oficina está investigando todos los intentos de influir indebidamente en la administración de las elecciones

La indagación de la llamada del 13 de noviembre se suma a la cantidad de roles que Graham ha desempeñado en relación con los ataques de Trump a las elecciones

El senador ejerce como jurado en el juicio político del expresidente. También se ha desempeñado como asesor no oficial del equipo de defensa de Trump.

No hay normas que prohíban al senador ejercer ambas funciones, pues un juicio político es un proceso que no requiere seguir procedimientos judiciales. Pero, los expertos pusieron entredicho lo que describieron como un claro conflicto de intereses del expresidente de la Comisión Judicial del Senado. 

«Entonces Graham está juzgando a Trump por un cargo que cita la llamada de Trump a Raffensperger, mientras que Graham puede ser una persona de interés en una investigación criminal de su propia llamada a Raffensperger», dijo Stephen Gillers, profesor de derecho en la Universidad de Nueva York.

Y añadió: «Fuera de la corte del Senado de las Maravillas, un jurado potencial que está bajo investigación por una conducta que también es el tema del juicio sería excusado por una causa».

Con información de The Washington Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *