elegibilidad
CONFIANZA. CASA Maryland es el lugar de confianza para los inmigrantes donde acuden en busca de ayuda y ahora es también el punto para vacunarse. | FOTO: CASA

Por Olga Imbaquingo | Especial para el Tiempo Latino

El éxito de la campaña de vacunación contra el coronavirus en el área metropolitana no solo es un asunto de salud, también es cuestión de confianza, cercanía cultural y entendimiento de la realidad de una comunidad. Por eso, el que ya exista un puesto de vacunación en CASA Maryland es una buena noticia.
Su responsabilidad es registrarse llamando al (301) 270-8432 o por internet y esperar el turno para recibir la vacuna. Por ahora es un plan piloto que ya está suministrando 100 vacunas semanales, pero conforme exista más disponibilidad de dosis se aspira a convertirlo en permanente y con capacidad para vacunar a 600 personas por semana.
“Venimos trabajando desde hace tiempo con el gobierno del estado de Maryland porque creemos que las vacunas tienen que llevarse a los sitios donde hay más afectados y contagiados. En este caso son los latinos y los afrodescendientes, pero los que más están recibiendo la vacuna son los blancos. Lo que vemos es un problema de equidad no solo aquí sino en todo el país”, dijo Gustavo Torres, director ejecutivo de CASA Maryland.
Un puesto de vacunación en CASA Maryland es estratégico, porque esta organización sin fines de lucro tiene su radio de acción en las áreas de Langley Park, Adelphi Park y Wheaton, zonas muy afectadas por el coronavirus y por las consecuencias colaterales de la pandemia.
“Inscríbanse, queremos vacunarlos en un lugar donde se sientan seguros, porque puede ser que existan espacios y recursos, pero si no hay confianza no hay nada”, aseguró Torres.
Uno de los primeros que desnudó el brazo para que le pongan la vacuna en CASA Maryland fue Noé Solano. “Es por la cercanía, porque nos dan confianza, porque es un lugar conocido, es como llegar a nuestra casa. No me hicieron esperar, solo tuve un poco de fiebre, dolor del brazo, cansancio y nada más”, dijo este jubilado, quien de vez en cuando trabaja limpiando casas.

Hay muchos deseos de vacunarse
Michelle LaRue, directora de Salud de CASA Maryland, quien tiene a cargo la supervisión de ese puesto de vacunación, recalcó que la comunidad hispana es una de las más afectadas y que se está haciendo lo posible para que la vacuna llegue a todos.
Para hacer posible este compromiso se ha creado una línea de inscripción. “Todo se está moviendo rápido y estamos creando alianzas con el estado y otras organizaciones para alcanzar a la mayor cantidad de personas”, dijo de LaRue.
Las vacunas que se inyectarán en CASA Maryland son las de Moderna, que requieren dos dosis. Según LaRue, los condados ya están recibiendo las de Johnson & Johnson y en este caso solo es necesaria una dosis.
Esta profesional asegura que entre la comunidad hispana hay muchos deseos de vacunarse. Hay quienes todavía quieren más información antes de decidirse, pero la gran mayoría desea salir de esto ya mismo. La traba de ahora es que no hay suficiente disponibilidad de vacunas.
El anuncio del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de que para el cuatro de julio ya se podrá celebrar la independencia del país en familia y con amigos alienta las esperanzas de que las vacunas comenzarán a llegar en cantidades mayores.

UBICACIÓN. CASA Maryland está ubicada en un área estratégica en Langley Park, en el condado de Prince George’s. | FOTO: CASA

Trabajo en dos frentes
El trabajo en CASA Maryland con respecto a la campaña tiene dos frentes: primero, conseguir que el plan piloto se convierta en uno de largo plazo y que aumente sustancialmente el número de inscripciones; y, segundo, seguir insistiendo en mantener las medidas de protección (mascarilla, distanciamiento y lavado de manos). La esperanzadora novedad es que “hay más gente que quiere vacunarse en comparación con el número de vacunas que están llegando”, aseguró LaRue.
La promoción se está haciendo a través de un grupo de promotoras comunitarias, de los medios de comunicación y de la creación de alianzas. “Sabemos que el problema de conectividad es una de las barreras en nuestra comunidad, pero nos pueden llamar y dejarnos un mensaje y nosotros les devolveremos la llamada. Ya hemos hecho más de mil registros en esta área”, aseguró LaRue.
“La vacuna es una herramienta para ponerle un fin a la epidemia, por favor regístrense y apenas tengan la oportunidad vacúnense, con cualquiera de las tres que están en el mercado, todas esas vacunas son efectivas”, fue la recomendación de LaRue.


Persistente inequidad
El apoyo de la delegada estatal de Maryland, Joselyn Peña-Melnyk, fue clave para la instalación del puesto de vacunas en CASA Maryland y su compromiso, según explicó, es porque “las personas de color que vivimos en este condado somos los más afectados”. El código postal 20783 en Langley Park, para sus habitantes es sinónimo de devastación por culpa del coronavirus.
“Optamos por trabajar con el Departamento de Salud de Prince George’s. Les pedí crear un enlace con CASA Maryland, porque es un lugar al que los inmigrantes, no solo hispanos, le tienen confianza. Tiene experiencia con el asunto de las licencias de conducir, con el Dream Act, con los derechos a la vivienda digna y la gente lo sabe”, contó Peña-Melnyk.
Los representantes de los inmigrantes vienen levantando la voz sobre los bajos porcentajes de vacunas para los afroamericanos y latinos en Maryland. Según Peña-Melnyk, los latinos constituyen el 19% de la población en Prince George y apenas les ha llegado el 5% de las vacunas.
La meta es conseguir que se envíen más a lugares como Mary’s Center, La Clínica del Pueblo o CASA Maryland. “Los convencí que en CASA Maryland instalemos un plan piloto y si funciona -como ya está sucediendo- buscaremos convertirlo en permanente”.
Maryland tiene seis puestos de vacunación masiva, como centros de convenciones o el parque de atracciones Six Flags en Prince George’s, el problema, dice Peña-Melnyk es que “la gente de nuestra comunidad no tiene cómo movilizarse hasta esos lugares, por eso es bueno establecer sitios de vacunación con acceso de transporte público, facilitar la inscripción y continuar con el mensaje de que la vacuna es gratuita, no exige ningún documento de identidad y tampoco un seguro médico”.