Trump

(c) 2021, The Washington Post - Katerina Ang

El expresidente Donald Trump ha demandado a su sobrina, Mary L. Trump, y al New York Times por la publicación de un reportaje en 2018 que detalla los alegatos de que “él participó en maniobras fiscales dudosas... incluyendo prácticas de evidente fraude” que le permitieron recibir más de $413 millones de su padre, Fred Trump (Padre), mientras al mismo tiempo reducía significativamente sus impuestos.

La demanda, introducida en una corte del condado de Dutchess, Nueva York, alega que Mary Trump, el New York Times y al menos tres de sus periodistas “participaron en un complot insidioso para obtener registros confidenciales de alta sensibilidad” sobre las finanzas del expresidente.

Según el litigio, Donald Trump sufrió daños de al menos $100 millones como resultado de las presuntas acciones en su contra.

Trump, a diferencia de todos los otros candidatos presidenciales de los grandes partidos en la historia reciente, se rehusó a hacer públicos sus registros fiscales.

En una declaración sobre el litigio el miércoles, el expresidente dijo: “todavía falta más, incluyendo a otras personas, y a los medios de ‘noticias falsas’”.

El New York Times y los tres reporteros nombrados en la demanda – David Barstow, Susanne Craig y Russ Buettner – ganaron el Premio Pulitzer de 2019 en Reportaje Explicativo por su investigación de 18 meses que concluyó con la publicación del artículo. Su trabajo “refutó la afirmación [de Trump] de que su riqueza es el resultado de su propio trabajo y reveló un imperio de negocios plagado de evasiones fiscales”, de acuerdo a la directiva del Premio Pulitzer.

Después de la publicación del artículo, Trump criticó el informe como “una difamación” y dijo que era “aburrida”.

El litigio de Donald Trump alega que el New York Times influenció a Mary Trump para que los ayudara a adquirir documentos confidenciales a pesar de que ella había firmado un acuerdo de conciliación después de haber impugnado legalmente el testamento de Fred Trump (Padre). En su libro de 2020 “Demasiado y Nunca Suficiente” (“Too Much and Never Enough”), Mary Trump detalla cómo ayudó a los periodistas a obtener los registros financieros de Donald Trump.

A las 3 a.m. de un día de 2017, ella tomó 19 cajas de documentos de las oficinas de Farrell Fritz, la firma legal que la ayudó a retar el testamento de Fred Trump (Padre), y se las entregó a los periodistas. Un abogado de la firma le dijo que ella estaba autorizada para tomar los documentos, siempre que una copia permaneciera en los archivos, dijo Mary Trump.

“Para mí no bastaba ser voluntaria en una organización de ayuda a los refugiados sirios”, escribió. “Yo tenía que destruir a Donald”.

En 2020, Mary Trump también demandó a Donald Trump y a dos de los hermanos del expresidente, diciendo que la habían estafado por un valor de decenas de millones de dólares hace décadas al presuntamente manipular el valor de propiedades y mentirle sobre el verdadero valor de su herencia.

La noticia sobre el nuevo litigio de Donald Trump fue primero difundida por el Daily Beast. Mary Trump informó a la página web de noticias que esa demanda estaba motivada por la “desesperación... [de que] las paredes se le están cerrando encima y se está defendiendo con todo lo que tiene. Como ocurre siempre con Donald, intentará cambiar de tema”.

Una vocera para el Times dijo que la cobertura que hizo el periódico sobre los impuestos de Donald Trump “ayudó a informar a los ciudadanos sobre un asunto de altísimo interés público a través de prácticas de periodismo meticuloso. La demanda es un intento de silenciar a las organizaciones independientes de noticias, y pensamos defendernos vigorosamente”.

Mary Trump no ha respondido hasta el momento a una solicitud de comentario.

“Yo toqué a la puerta de Mary Trump. Ella la abrió”, tuiteó Craig el miércoles. “Yo creo que a eso le llaman periodismo”.

---

Jeremy Barr, Felicia Sonmez y Josh Dawsey contribuyeron con reportajes para este artículo.

Información de la Autora:

Katerina Ang es editora por asignaturas en la oficina del Washington Post en Seúl. Antes de unirse al Post en mayo de 2021, trabajaba como editora y reportera en Nueva York y Londres para el Wall Street Journal y Vogue Business.

Lea el artículo original aquí.

ÚLTIMAS NOTICIAS