elecciones
El candidato republicano a gobernador Glenn Youngkin en Fairfax, Virginia el 23 de septiembre de 2021 | Foto Win McNamee / Getty Images

Visita supermercados, organiza Meet and Greet con latinos, respalda organizaciones latinas invierte en publicidad en español: la campaña del candidato republicano Glenn Youngkin se ha esforzado en atraer a latinos e hispanos para la elección de gobernador prevista para el 2 de noviembre. Para el partido republicano, sin embargo, también es una estrategia temprana para probar el desempeño de su discurso latino de cara a las elecciones de mitad de período (midterm) en 2022, donde se eligen los 435 representantes de la Cámara de Estados Unidos, y 33 o 34 de los 100 del Senado. 

Educación, economía y la lucha contra el crimen son los temas principales en los que se ha centrado para llegar a estas comunidades específicas. Son temas que, además, según los republicanos, lograron avances para el partido el año pasado y observan qué tanto funciona en el estado de Virginia para diseñar su mensaje el año que viene. 

El empresario Glenn Youngkin, interesado en la gobernación desde que el republicano Bob MacDonnell culminó su mandato en 2014, se enfrenta al demócrata Terry McAuliffe, exgobernador de Virginia en el periodo 2014-2018, y a la maestra Princesa Blanding que representa al Liberation Party. El actual gobernador, Ralph Northam, electo en 2017, no se puede postular a la reelección porque las leyes locales no permiten mandatos consecutivos.

¿Por qué es importante? En Virginia, de acuerdo con el informe anual 2021-2021 de Virginia Latino Advisory Board, los latinos son una comunidad en ascenso y que representa 10,6% de la población o más de 906.000 personas. Están concentradas en el norte de Virginia, Tidewater y el área metropolitana de Richmond. 

  • Es un estado que históricamente ha tendido al azul. Los demócratas han ganado cuatro de las cinco elecciones para gobernador más recientes y las 13 elecciones estatales en Virginia desde 2012. En 2019, los demócratas ganaron mayorías tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado. 
  • En las áreas donde se concentran los latinos suelen inclinarse hacia los demócratas, pero los republicanos consideran que pueden obtener suficientes votos de los distritos electorales pendulares y, de esa forma, las elecciones podrían volverse a su favor.

El contexto. Las percepciones de los latinos sobre el partido republicano y el partido demócrata no son muy claras. En las elecciones del año pasado, Donald Trump ganó en Texas y Florida. También expandieron su control en Florida en las elecciones estatales y federales.

Los datos. En las encuestas el demócrata Terry McAuliffe ha liderado al republicano Glenn Youngkin desde el principio, pero su ventaja ha ido disminuyendo. A dos semanas, el margen es muy estrecho.

  • La más reciente encuesta de la Universidad de Monmouth, en New Jersey, publicada el miércoles, mostró un empate: 46% a 46%. En las encuestas anteriores McAuliffe tenía una ventaja de 5 puntos (48% a 43% en septiembre y 47% a 42% en agosto).
  • La encuesta de Monmouth indica que el cambio reciente se debe, en parte, a un cambio en las prioridades de los votantes. El trabajo y la economía (45%, frente al 39% en septiembre), así como la educación y las escuelas (41%, frente al 31%) se posicionan como los temas más influyentes para la decisión del voto.
  • FiveThirtyEight indicó hace una semana que es “una carrera en la que cualquiera de los candidatos puede ganar. McAuliffe lidera por solo unos pocos puntos porcentuales, lo que sugiere una carrera cerrada y competitiva que, aunque es más probable que resulte en una victoria demócrata, podría ir en cualquier dirección”. 
ÚLTIMAS NOTICIAS