Foto: EFE

Los Archivos Nacionales y Administración de Documentos le pidió al Departamento de Justicia (DOJ) que examine el manejo de los registros de la Casa Blanca por parte del expresidente Donald Trump, lo que provocó discusiones entre los funcionarios federales encargados de hacer cumplir la ley sobre si deberían investigar al expresidente por un posible delito, según dos personas familiarizadas con el caso que hablaron en condición de anonimato.

¿Cómo llegamos hasta acá?

Esta decisión de los Archivos Nacionales proviene de las revelaciones de que Trump tenía el hábito de romper documentos de su administración y funcionarios recuperaron 15 cajas de materiales que debían estar archivados de la residencia del exmandatario en Mar-A-Lago, Florida.

  • Los funcionarios de Archivos sospechan que Trump había violado las leyes relacionadas con el manejo de documentos gubernamentales, incluidos los que podrían considerarse clasificados, y se comunicaron con el Departamento de Justicia.
  • Sin embargo, esta es una acción preliminar que no asegura que se abra una investigación contra el republicano. El departamento también podría estar interesado simplemente en recuperar materiales clasificados. Un portavoz del DOJ se negó a comentar, de acuerdo a The Washington Post.

¿Cuál es la ley que (posiblemente) violó?

La Ley de Registros Presidenciales entró en vigor en 1978 y establece que “todos los registros presidenciales sean debidamente conservados por cada Administración para que un conjunto completo de registros presidenciales se transfiera a los Archivos Nacionales al final del mandato”, de acuerdo a David Ferriero, archivero de EE UU.

  • “La única forma en que un presidente realmente puede rendir cuentas a largo plazo es conservar un registro sobre quién dijo qué, quién hizo qué, qué políticas se alentaron o adoptaron, y esa es una parte muy importante del alcance a largo plazo de la rendición de cuentas — más allá de las elecciones y las campañas”, dijo al Post la historiadora presidencial Lindsay Chervinsky.
  • Expertos legales y analistas han notado que los Archivos Nacionales carecen de un mecanismo de aplicación real, y todas las administraciones recientes han tenido algunas violaciones de las leyes federales de registros, la mayoría de las veces involucrando el uso de cuentas telefónicas y de correo electrónico no oficiales. Por esto, es improbable que se persiga una nueva investigación criminal contra Trump.

“Eso no es así”

A pesar de que representantes demócratas han condenado las irregularidades que Trump ha cometido con los documentos, el mandatario y su oficina sostienen que su intención nunca ha sido la de interrumpir los procesos gubernamentales. 

  • En un comunicado el miércoles, Trump dijo que había participado en discusiones “colaborativas y respetuosas” con los Archivos y que había organizado el “transporte de cajas que contenían registros presidenciales de conformidad con la Ley de Registros Presidenciales”. 
  • Dijo que los medios habían caracterizado falsamente su relación con la Administración Nacional de Archivos y Registros como hostil y que era un “gran honor” trabajar con la agencia. “Gran parte de este material se exhibirá algún día en la Biblioteca Presidencial Donald J. Trump para que el público vea los increíbles logros de mi administración para el pueblo estadounidense”, agregó.

Con información de The Washington Post y NPR