Quantcast
El Tiempo Latino
7:22 a.m. | 62° 10/23/2017

Angustia y suspenso en Virginia


Milagros Meléndez-Vela | 11/8/2012, 2:37 p.m.
Angustia y suspenso en Virginia
GANADOR. El demócrata Tim Kaine abrió su discurso de victoria el martes 6 en Richmond con una frase en español. | TWP

POLÍTICOS CELEBRAN. Alfonso López (izq.), Emma Violand-Sánchez y Walter Tejada.

TWP

POLÍTICOS CELEBRAN. Alfonso López (izq.), Emma Violand-Sánchez y Walter Tejada.

Virginia, uno de los nueve estados clave en la contienda presidencial del martes 6, se definió demócrata en medio de angustia y suspenso, dando la victoria al presidente Barack Obama por segunda vez consecutiva, desde que en 2008 rompiera la tradición del voto republicano.

Obama triunfó con el 50,7 por ciento frente al 47,8 por ciento de Romney. Virginia también eligió al demócrata Tim Kaine como senador en una de las batallas más costosas por ese escaño.

Políticos hispanos del área atribuyen el triunfo a los votantes latinos. “La historia política de Virginia y de la nación la escribió este martes 6 la comunidad hispana”, dijo a El Tiempo Latino el miembro de la Junta de Gobierno de Arlington, Walter Tejada. “Sí votamos y sí contamos”, añadió.

En Virginia, unos 200.000 hispanos estaban registrados para votar. El estado era un campo de batalla no sólo por la presidencia sino por un escaño en el Senado que afectaría en el balance de control en el Congreso.

Hasta altas horas de la noche del martes, el conteo favorecía a los republicanos. Mitt Romney lideraba para la presidencia. Y George Allen para el Senado.

Interesante análisis: el voto rural se inclinó masivamente por Romney y Allen. Pero en las zonas urbanas, el presidente y Kaine lideraron.

En el norte de Virginia, además de Fairfax y Arlington, los demócratas ganaron en áreas clave como Prince William, Loudoun, Manassas y Manassas Park. Éstos se incluían entre los 106 condados y áreas indecisas del país.

Decisiva batalla por el Senado

Kaine ganó el escaño del Senado por Virginia en una apretada contienda, donde los votantes hispanos habrían jugado un papel importante. Y él lo reconoció. Ni bien asumió su victoria la noche del martes empezó su discurso con una frase en español. “Todos somos virginianos”, dijo en Richmond ante una multitud que se congregó la noche de las elecciones.

Kaine venció al republicano George Allen con un 52 por ciento de los votos contra 49 por ciento, asegurando el asiento para los demócratas que mantienen el control en el Senado, pero sepultando el deseo de Allen de recuperar el escaño que perdió en 2006.

Los dos ex gobernadores se enfrentaron por el asiento que deja el demócrata Jim Webb, quien anunció su retiro. Webb fue quien destronó a Allen en 2006, tras que éste sirvió en el Senado por siete años consecutivos.

Al conceder la victoria a Kaine, Allen se dirigió a sus seguidores diciendo: “mis amigos, no hemos tenido éxito en estas elecciones... pero mantengan su cabezas en alto”.

Virginia fue un centro de batalla importante. Era uno de los nueve estados indecisos que definieron la contienda presidencial pero también el control en el Congreso.

En 2008, cuando eligió a Barack Obama, Virginia hizo historia al votar por primera vez por un presidente demócrata, después de 44 años.

En 2006 también había marcado un hito con el triunfo de Webb cuando los demócratas le arrancaron a un senador republicano su silla. Con el triunfo en Virginia, los demócratas obtuvieron la mayoría en el Senado.