Quantcast
El Tiempo Latino
10:32 a.m. | 4/19/2014 | 54°

Claudio Borghi: crónica de un despido anunciado

EFE | 11/15/2012, 3:25 p.m.
Claudio Borghi: crónica de un despido anunciado
El ex director técnico de la selección de Chile, Claudio Borghi (der.), observa el partido ante Serbia el miércoles 14 en Saint Gallen, Suiza. | EFE

Los episodios de indisciplina de los jugadores y los malos resultados condenaron al técnico argentino Claudio Borghi, que el miércoles 14 de noviembre fue despedido de la selección de Chile tras casi 21 meses al frente de la Roja.

Borghi fue presentado como seleccionador el 24 de febrero de 2011. Fue la apuesta de Sergio Jadue, que había sido nombrado presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) de Chile.

El argentino asumió la difícil tarea de reemplazar a su compatriota Marcelo Bielsa, que dejó abruptamente la selección por discrepancias con la nueva directiva de la ANFP.

Los nuevos jerarcas del fútbol chileno estaban convencidos de que Borghi era la persona ideal para mantener el buen rumbo de la selección gracias a su conocimiento del fútbol local y a la cercanía que mantenía con varios jugadores de la plantilla, a los que dirigió años antes en el Colo Colo.

Parece, sin embargo, que el vestuario interpretó erróneamente el ambiente de distensión que proponía Borghi y la indisciplina regresó al fútbol chileno.

En octubre del año pasado, Jean Beausejour y Jorge Valdivia terminaron una noche de farra con un desayuno en una concurrida cafetería de Santiago, pocas horas antes de entrenar.

Varios testigos relataron que los futbolistas mostraban evidentes síntomas de ebriedad, aunque ellos lo negaron y Borghi no tomó cartas en el asunto.

En noviembre del mismo año, antes del partido de clasificación a Brasil 2014 frente a Uruguay, tuvo lugar el episodio más sonado.

Beausejour y Valdivia volvieron a ser los protagonistas, aunque esta vez estuvieron acompañados por Carlos Carmona, Gonzalo Jara y Arturo Vidal.

Los jugadores llegaron tarde a la concentración del equipo y en estado de embriaguez, después de asistir al bautizo de una hija de Valdivia.

El día después de los hechos, los futbolistas -excepto Vidal- ofrecieron una rueda de prensa en la que negaron haber llegado borrachos y acusaron a Borghi de mantener actitudes poco profesionales como entrenador, aunque no dieron más detalles.

La ANFP decidió castigar a los jugadores con diez partidos de sanción. Vidal, que se marginó de la rueda de prensa, recibió cinco partidos de castigo.

En junio de este año, Borghi expulsó de la convocatoria para jugar contra Venezuela a Gary Medel y Eduardo Vargas, que fueron sorprendidos de madrugada en una discoteca de la capital.

Más allá de los aspectos extradeportivos, que menguaron la autoridad de Borghi en el vestuario, los resultados futbolísticos tampoco acompañaron.

El argentino dirigió un total de 27 partidos, con un saldo de once triunfos, once derrotas y cinco empates.

El inicio no fue malo. Chile llegó invicto a la Copa América, que se disputó en Argentina en julio del año pasado. Dos triunfos y un empate metieron a la Roja a cuartos de final, donde cayó frente a Venezuela por 2-1.

En las eliminatorias de clasificación al Mundial de Brasil 2014, el equipo chileno encajó goleadas en sus primeras visitas ante Argentina (4-1) y Uruguay (4-0), aunque enderezó el rumbo en los partidos en casa y con las victorias en Bolivia y Venezuela.

La derrota en agosto pasado ante Ecuador en un amistoso por 0-3 marcó el inicio del fin para Borghi. Chile perdió luego tres partidos consecutivos de clasificación al Mundial -ante Colombia, Ecuador y Argentina- y este miércoles cayó por 3-1 en otro amistoso, esta vez frente a Serbia.

Una vez destituido Borghi, la ANFP quiere contratar a su sustituto antes de Navidad. Los candidatos que más suenan en la prensa chilena son los argentinos Gerardo Martino, técnico del Newell's de su país, y Jorge Sampaoli, de la Universidad de Chile.

A Sampaoli le "seduce bastante" esta posibilidad, según dijo una fuente de la directiva de la U a la edición digital del diario El Mercurio, aunque el argentino tiene una cláusula de salida de 1,1 millones de dólares.