Los jóvenes se involucran y también deciden | El Tiempo Latino | Noticias de Washington DC
El Tiempo Latino
11:11 p.m. | 84° 8/15/2018

Los jóvenes se involucran y también deciden


Maritza Gueler/ Especial para el Tiempo Latino | 10/18/2012, 3:01 p.m.
Los jóvenes se involucran y también deciden
TEMPRANO. Después de varias entrevistas y de observar clases, Octavio Bruetman comenzó este año en la Sidwell Friend School de DC. | Maritza Gueler para ETL

“Octavio fue el que decidió cambiarse de escuela porque quería seguir estudiando con el sistema Americano”, comentó el lunes 15 la argentina Analía Porras a El Tiempo Latino. Su hijo, de 14 años, nació en Chicago y después de pasar unos años en la Argentina, volvió con su familia a Washington, DC. Hasta el año pasado Octavio Bruetman estudiaba junto con su hermano en la Escuela Francesa, pero sus planes son seguir la universidad en este país, y quería comenzar a entender mejor los códigos de enseñanza.

Loco por los deportes, Octavio pensó que Sidwell Friend School era una de las mejores opciones para poder combinar lo académico con su pasión más que dominguera por el fútbol.

Los padres comenzaron a mirar también otras escuelas, hicieron una lista de prioridades, y se focalizaron en las que le dieran la ventaja de tener una intensa actividad física y un buen nivel general. También pensaron en la cercanía con la casa. Los dos trabajan en DC y querían que Octavio pudiera tener cierta independencia para manejarse solo en la ciudad.

“Anotamos las escuelas que nos interesaban y elegimos una que no pusiera mucho énfasis en lo religioso”, dijo Porras, investigadora que trabaja en la Organización Panamericana de la Salud.

“Además, buscamos una alta exigencia académica, y Sidwell era una de las que figuraba primera en nuestras prioridades”. Otro de los puntos que les atrajo de esta escuela fue la organización a través de clubes con grupos de interés.

Octavio se inscribió en el latino.

La familia siguió el proceso tal como lo requiere Sidwell. Primero, se registraron para hacer una visita. Y, si bien empezaron un poco tarde, según confesó Porras, pudieron recorrer la escuela, le hicieron preguntas a los estudiantes, hicieron un tour guiado y luego hicieron la cita para presentar la inscripción.

Octavio pasó medio día con un alumno de la escuela que le permitió estar como oyente en las clases (este proceso en inglés se denomina shadowing) y hoy, que ya es alumno de Sidwell, se ofreció como voluntario para guiar a un futuro compañero en este proceso de observación de clases. También tuvo una entrevista con personal de la escuela antes de que lo admitieran como alumno.

“Parece que les impresionó mucho la forma en que les conté la historia de José de San Martín, uno de los próceres argentinos que junto con Simón Bolívar lograron la independencia de América latina. Y creo que eso ayudó a que me admitieran en la escuela”, recordó Octavio.

Por lo general, los padres se preparan con más de un año de anticipación para ir recorriendo las escuelas, presentar las solicitudes de admisión y esperar la decisión final. Y ante la posibilidad de que los hijos no sean aceptados en alguna, siempre tienen otras opciones en la lista.

La mayoría de las privadas del área, planifican sus días de Open House en la primavera y en el otoño. En muchos casos, ofrecen tours con cita previa. En otros, organizan días específicos para la visita de los padres y los futuros alumnos.