0

La moda de los forros tejidos para muebles

Hay diferentes técnicas que llenan de colores el hogar
La técnica del macramé permite convertir unas simples cajas en preciosos baúles útiles y decorativos.

La técnica del macramé permite convertir unas simples cajas en preciosos baúles útiles y decorativos.

Punto de cruz, ganchillo o macramé… el hilo adecuado y agujas y la casa se llena de color, tapetes y una decoración a la medida de los gustos.

Lanas, ganchillo y las agujas adecuadas permiten que la casa se vuelva a llenar de tapetes o forros para distintos objetos. Han dejado de ser recursos de abuela para transformarse en una posibilidad en firme para la decoración de exterior e interior.

Los cursos de encaje de bolillos se extienden e incluso en Caen, Francia, un Congreso Mundial anual da buena prueba de su vigor.

El macramé es una técnica que se realiza sin agujas y que consiste en ir combinando hilos de distintos colores con nudos, creando toda una fantasía de juegos trenzados hasta conseguir elaborar desde una sencilla pulsera a parte del mobiliario.

Con la intención de revitalizar labores tradicionales como el macramé, PortobelloStreet.es utiliza esta técnica para transformar objetos de uso cotidiano en piezas contemporáneas llenas de color.

Con esa intención ha presentado una selección de piezas de mobiliario envueltas y vestidas en algodones de colores inspirados en esta técnica.

Según los responsables del portal, las innovaciones técnicas que se han producido en el campo de los tejidos, aún no han podido arrebatar el puesto a “tejidos y técnicas como el macramé”.

Una gran variedad de muebles como sillas, sillones, bancos, biombos, espejos y cajas llenos de nudos de colores llenan de calidez y originalidad la casa y pueden utilizase también para el exterior siempre y cuando no queden al desamparo de la lluvia.

Sin caer en antiguos postulados en los que tapetes de ganchillo proliferaban por los respaldos y brazos de los sofás y sillones, amén de bajo cualquier figurita de la entrada o de la vitrina del salón, esta forma de tejer se ha actualizado en el hogar.

El ganchillo es también uno de los clásicos que regresa a la decoración con formas y dibujos atractivos y sobre todo con colores llamativos, lo que le imprime una actualidad fuera de toda duda.

Las habitaciones infantiles se llenan de color gracias a alfombras circulares, cálidos puffs que se forran con magníficos diseños y lámparas que cuelgan diseñadas con divertidos nudos, además de arrullos para los recién llegados. Colchas hiladas en patchwork, actualizan las habitaciones, incluso las cocinas visten retro el asiento de modernos taburetes.

Divertidas paneras en crochet elaborada con hilos y lanas más gruesas, cestos para la fruta o pequeñas cajitas con tapa para guardar pequeños secretos son algunas de las propuestas.

Diseños originales si lo que se quiere es divertir a los invitados y que no se quemen con el café o los caldos, también resulta tendencia hacer una funda a la medida de las tazas.

Un jersey de ochos se convierte en un cubilete para las pinturas y una maceta antigua y descolorida puede vestirse de color y transformarse, sin necesidad de comprar otra, en una nueva.

El clásico punto de cruz continúa siendo el habitual para decorar y poner nombre a las habitaciones de los más pequeños, los nuevos diseños traen incluso a sus héroes favoritos.



--