Quantcast
El Tiempo Latino
2:39 a.m. | 4/23/2014 | 57°

Muere la estadounidense más longeva

1/6/2013, 9:06 a.m.
Muere la estadounidense más longeva
Mamie Rearden nació en 1898 y estuvo casada 59 años. | AP

Una mujer de 114 años que era considerada la más longeva de Estados Unidos, falleció.

Mamie Rearden, quien tuvo unas dos semanas el título de la persona de más edad en el país, falleció el 2 de enero en un hospital en Augusta, Georgia, informaron el sábado dos de sus hijas, Sara Rearden y Janie Ruth Osborne. Dijeron que su madre, originaria de Carolina del Sur, se fracturó la cadera por una caída hace unas tres semanas.

El Grupo de Investigación Gerontológica, que verifica la información para los Récord Mundiales Guinness, dijo que Rearden era la estadounidense con más años de vida después tras el fallecimiento de Dina Manfredini, de Iowa, a los 115 años.

Rearden nació el 7 de septiembre de 1898, según el censo de 1900.

"Mi madre no era presidenta de un banco ni nada, pero era una pieza fundamental para la familia y como una persona de la comunidad", dijo Sara Rearden, su hija menor. "Nos sentimos orgullosos de ella como esposa, pero en particular como madre y ama de casa".

Mamie Rearden, que estuvo casada 59 años con Oacy hasta su fallecimiento en 1979, crió a 11 hijos, 10 de los cuales viven todavía, dijo Sara. Ella vivía en la casa familiar con un hijo y una hija en una propiedad que ha pertenecido a la familia desde que la acumulación de tierras volvió a su padre uno de los propietarios de raza negra más importantes del área.

Mamie estudió para ser maestra en la Academia Bettis, que estaba muy alejada de su casa y tenía que pasar por caminos sin pavimentar. Dio clases durante varios años hasta que se embarazó de su tercer hijo.

En la década de 1960, mientras otros preparaban su jubilación, ella aprendió a conducir y comenzó un programa de voluntariado donde manejaba hasta zonas rurales remotas para dar con niños cuyos padres no querían enviarlos a la escuela, relató su hija.

La persona más anciana del mundo es el japonés Jiroemon Kimura, que tiene 115 años.