0

Una opción para vivir entre las ramas

Las casas rodeadas de mucha naturaleza son ideales para construir un pequeño lugar de descanso arriba de un árbol.

Las casas rodeadas de mucha naturaleza son ideales para construir un pequeño lugar de descanso arriba de un árbol.

Tener una casa en un árbol ha dejado de ser un pasatiempo infantil y se ha convertido en una posibilidad real. Viviendas, hoteles y restaurantes se ubican en las alturas y ofrecen una visión más cercana del cielo.

Las casas en los árboles han estado presentes a lo largo de la historia en todos los rincones del mundo. Pegadas a la tierra, con fuertes raíces hasta el fondo, pero suspendidas en el aire al albur del viento, entre las hojas.

El libro “Casas en los árboles” (“Tree Houses”) recoge un trabajo en el que se incluyen, desde salones de té hasta hoteles, pasando por restaurantes y las mejores casas en los árboles del mundo, algunas diseñadas por arquitectos y otras pertenecientes a anónimos entusiastas de este estilo de viviendas.

Una imaginación en la que confluyen la sostenibilidad y la responsabilidad ecológica, no sólo por ocupar un espacio del bosque, sino por una creencia absoluta en preservar el medio ambiente.

La delicadeza que emana la construcción tiene mucho que ver con el entorno. En Japón una tradicional casa de té se construyó sobre el tronco de un ciprés que atraviesa su estructura.

El arquitecto Terunobu Fujimori ha sido el creador de esta casa de cuento que se encuentra en el Museo Kiyoharu Shirikaba diseñada, al contrario de las introspectivas casas del té tradicionales, para ver los cerezos en flor.