0

¿Cuántos se beneficiarían con reforma migratoria?

De convertirse en ley, el camino a la ciudadanía podría no incluir a todos
ORGULLO. Clara del Carmen Ramírez (izq.) de El Salvador, juramenta como ciudadana el jueves 4, en Mount Vernon, VA, en el Día de la Independencia.

ORGULLO. Clara del Carmen Ramírez (izq.) de El Salvador, juramenta como ciudadana el jueves 4, en Mount Vernon, VA, en el Día de la Independencia.

UN CAMINO QUE NO ESCOGEN

Menos de la mitad de hispanos elegibles piden la ciudadanía:

Sin solicitar. La ciudadanía además de garantizar el derecho al voto, proteger a un inmigrante de la deportación y facilitar la petición de residencia de un familiar directo, es un requisito para trabajar en la Policía y el Gobierno federal. Pero a pesar de que muchos son elegibles para obtenerla, no la solicitan. El porcentaje es más bajo entre los latinos que en otras minorías, dice un informe del Pew Hispanic Center.

Sólo 46 por ciento de los latinos elegibles se naturalizan estadounidenses en comparación al 71 por ciento de otros grupos inmigrantes.

La historia es parecida cuando se trata de votar: menos de la mitad de los 23 millones de ciudadanos hispanos registrados, ejercen su voto.

Pese a que en 2012, los hispanos votaron en números récord el porcentaje fue menor que en 2008, según el Pew Hispanic.

En 2012 votaron 11,2 millones de latinos, es decir 48% del total de registrados. En 2008 fueron 9,7 millones, pero en términos de porcentaje alcanzaron el 49% de los registrados.

El camino a la ciudadanía para millones de indocumentados ha sido el punto espinoso de la propuesta de una reforma migratoria integral. Los autores de la legislación aprobada en el Senado dicen que es un componente crucial de la ley. Pero republicanos en la Cámara de Representantes se oponen al beneficio al señalar que la inmigración ilegal no debería ser premiada.

En el supuesto que se llegue a un acuerdo y la propuesta del Senado se convierta en ley, la interrogante sería ¿cuántos indocumentados se beneficiarían?. ¿Cuántos se harían ciudadanos?

Algunos republicanos se alarman al señalar que habría una “avalancha” de 11 millones de “nuevos votantes demócratas” en los próximos años.

Ésta es una afirmación bastante lejos de la realidad.

Para empezar, de los 11 millones de indocumentados, más de 400.000 ­—según estimados de la legislación del Senado—quedarían descalificados automáticamente por haber ingresado a Estados Unidos después de la fecha límite que señala la propuesta, el 31 de diciembre de 2011.

A esos se sumarían muchos de los que reingresaron al país después de ser deportados y los que cometieron delitos.

Según un informe de la Oficina Presupuestal del Congreso (CBO, en inglés), inicialmente 8 millones de indocumentados accederían a un estatus legal provisional tras haber procesado su trámite con el Departamento de Seguridad Interna (DHS, en inglés) que incluiría $1.000 de multa.

Bajo la ley del Senado, después de unos 10 años estos inmigrantes con un estatus provisional (RPI) recién podrían solicitar su residencia permanente. En casos especiales como el de los “dreamers”, los protegidos por el TPS y los trabajadores de agricultura el tiempo para solicitar una “green card” se acortaría a la mitad.

Aquí la cifra continúa reduciéndose más. Estimados del informe del CBO dicen que entre 2025 y 2028 —que sería el tiempo que se cumplen los 10 años de espera para el camino a la ciudadanía— sólo unos 5,7 millones de los 11 millones de indocumentados se convertirían en residentes permanentes.

¿Y quiénes se naturalizarían? Aunque no hay estudios concretos sobre cuántos se convertirían en ciudadanos en el país mediante una reforma migratoria integral, análisis previos y tendencias históricas dan una idea.

“Hay ciertos indicativos en base a la reforma migratoria de 1986 que nos pueden dar una noción de los porcentajes”, expresó el martes 9 a El Tiempo, Mark Hugo López, director de investigaciones del Pew Hispanic Center. “No muchos de los que se beneficiaron con la ley reforma anterior son ahora ciudadanos”, dijo López.

Una encuesta de 2010, elaborada por el DHS encontró que sólo 40 por ciento de los 2,7 millones de inmigrantes que obtuvieron su residencia legal por la ley de 1986, lograron la ciudadanía.

Proyectando ese porcentaje —40 por ciento— al estimado de los 5,7 millones que en 2028 tendrían su green card por medio de la reforma migratoria, sólo 2,2 millones de los beneficiados se convertirían en ciudadanos.

Pese a que estos números especulan sobre lo que podrían ser los resultados del futuro, lo cierto es que en la actualidad no todos los que son elegibles para convertirse en ciudadanos, lo hacen.

“Hay varios factores para que no accedan a la ciudadanía, entre ellos el costo: $680 por solicitud y la falta de inglés”, dijo López.

El Pew Hispanic Center dice que sólo 46 por ciento de los hispanos elegibles se naturalizan estadounidenses. Una de ellas, Clara del Carmen Ramírez, de El Salvador, quien el jueves 4, juramentó en Mount Vernon, Virginia junto a 99 inmigrantes, durante el Día de la Independencia.

“Estoy feliz”, sonrió.