Quantcast
El Tiempo Latino
12:16 a.m. | 49° 4/22/2019

Por amor los acogió en sus brazos


Norma Rodríguez es una de las madres temporales hispanas del Northern Virginia Family Service

Milagros Meléndez-Vela | 7/12/2013, 11:25 a.m.
Por amor los acogió en sus brazos
JUNTOS. Norma Rodríguez con Suyapa, de 13 años (izq.), Hillary y Antonio, de 7, en su casa de Centreville, el 3. | FOTO FAMILIAR

FAMILIA. De izq a der., Hillary, Emerson y Antonio,  en una foto de 2007.

FOTO FAMILIAR

FAMILIA. De izq a der., Hillary, Emerson y Antonio, en una foto de 2007.

DATOS

Se necesitan más padres temporales:

En Virginia, se estima que más de 5.000 niños viven en hogares temporales. De ellos, 680 residen en el área. Actualmente más de 1.000 niños esperan ser acogidos por una nueva familia. Más información del programa del Northern Virginia Family Services en el 571-723-2927.

Cuando en 2003 Norma Rodríguez miró un anuncio comunitario en una tienda de segunda mano cerca a su casa en Centreville, Virginia, no sabía que éste cambiaría el rumbo de su vida.

“El aviso en el Clocktower Thrift Shop decía que se necesitaban padres y familias temporales en el norte de Virginia. Yo me vi interesada pero no me atreví a llamar sino hasta pasadas unas semanas”, recordó Rodríguez, de origen puertorriqueño.

El anuncio pertenecía al programa de Cuidado Temporal Terapéutico de Northern Virginia Family Service (NVFS).

NVFS es una organización privada sin fines de lucro que ayuda a individuos y familias vulnerables con programas que varían desde el acceso a seguro médico a bajo costo hasta la asesoría para pequeños negocios.

“Unos meses después, decidí asistir al entrenamiento para convertirme en madre sustituta y desde entonces no he parado”, sonrió Rodríguez, quien es jubilada del Banco Mundial, en donde trabajó como analista de adquisiciones por 27 años.

A través del programa de NVFS, Rodríguez ha acogido a diez niños. Recientemente en enero, se convirtió en madre sustituta de una niña hondureña, Suyapa, de 13 años. “Ella está adaptándose a nuestra familia”, comentó.

La adolescente se suma al hogar de Rodríguez, conformado por su hijo mayor, Emerson, de 15 años, a quien Rodríguez crió desde recién nacido y lo adoptó años después. Seguido de Antonio, de 7 años, a quien también adoptó. La tercera es Hillary López, de 7 años, de quien mantiene custodia legal desde pequeña.“Hillary es la niña de una de mis hijas temporales. Es como si yo fuera su madre-abuela”, bromeó Rodríguez.

Los niños en cuidado temporal son aquéllos que han salido de su hogar y pasan bajo custodia del Gobierno tras haber sufrido abuso o negligencia por parte de sus padres o apoderados.

“La finalidad del programa es que haya la reunificación familiar. Los padres sustitutos cuidan a los niños por un tiempo mientras que los verdaderos papás corrigen la situación que los hizo perder la custodia ”, explicó Rodríguez.

En algunos casos los padres biológicos no mejoran las circunstancias para recibir a sus hijos, por los que estos niños pueden ser adoptados.

En Virginia hay 1.000 niños en espera de un hogar temporal. La necesidad de padres sustitutos hispanos es crucial. Según Sharon Frost, directora del programa del NVFS, el porcentaje de familias hispanas que cooperan con este programa es muy bajo. Rodríguez los instó .

“A mí me cambió la vida. Me dio una familia”, dijo al señalar que nunca se casó, pero formó su familia después de cumplir 40 años al adoptar a su primer hijo.

El poder hablar su lengua materna y compartir la misma cultura con las familias temporales, reduce enormemente el trauma que estos niños experimentan al ser sacados de sus hogares, dijo.

Hay dos tipos de cuidados temporales: un cuidado a corto plazo para dar descanso a los padres los fines de semanas y un cuidado a largo plazo para niños, cuyos padres han perdido la custodia.

Los padres temporales pueden ser solteros, casados, viudos o divorciados con un nivel de ingreso moderado que cubra las necesidades. “Lo único indispensable es un corazón abierto al amor”, sonrió Rodríguez.