Quantcast
El Tiempo Latino
12:31 a.m. | 73° 6/25/2018

Desde DC ayudan a niños en Guatemala


Con la leche de cabra Save the Children combate desnutrición infantil en un pueblo maya. Abre criadero

Milagros Meléndez-Vela | 7/28/2013, 6 a.m.
Desde DC ayudan a niños en Guatemala
CRIADERO. Carlos Carranza, director de operaciones de Save the Children, con Isabella, de 4 años, el 11 de julio. | SAVETHECHILDREN

La organización Save the Children, con sede en DC, cuenta con unos peculiares aliados para combatir la desnutrición infantil en una pequeña comunidad maya del departamento Quiché en Guatemala: las cabras.

Desde hace 10 años, junto a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés)ha implementado un innovador programa de módulos capriles familiares, en donde los pobladores que crían cabras aseguran un vaso de leche diario para niños con problemas de nutrición a los cuales llaman sus “ahijados”.

“La leche de cabra es un alimento con grandes componentes nutritivos. Y el hecho de que los niños puedan tomar un vaso de ésta todos los días está logrando hacer la diferencia en estos poblados”, expresó a El Tiempo Latino, el lunes 22, el director de operaciones de Save the Children, Carlos Carranza.

En Guatemala, el 50 por ciento de lo niños sufren de desnutrición crónica, asegura la organización.

“Uno de los lugares en el mundo donde se encuentra la peor desnutrición crónica en los niños no está ubicado en los desiertos de África, sino en las montañas verdes de Latinoamérica”, agregó Carranza, al señalar que Quiché es una de las comunidades más golpeadas, con un 70 por ciento de niños menores de 5 años que sufren de desnutrición.

El proyecto ha dado otro paso de avance. Recientemente, el jueves 11, la organización inauguró en Aldea El Paraíso, de Quiché, un criadero de cabras.

“El propósito del criadero es beneficiar a unas 3.000 familias en el lapso de tres o cinco años”, dijo Carranza.

El programa no sólo proporciona leche para los niños, sino que le enseña a las familias cómo generar ingresos económicos con la crianza de estos animales.

“Tiene beneficios múltiples. Primero, la cabra sirve de consumo para la familia. También de una fuente de ingresos económicos, porque las familias venden la leche sobrante, y el queso y yogurt, que producen. Incluso también se vende el estiércol como abono”, explicó Carranza.

El criadero de cabras se hizo posible por la asociación con la compañía Green Mountain Coffee Roasters, Inc, que facilitó $500 mil y USAID, que proporcionó $80 mil.

Por ahora, cuentan con 120 cabras, pero el espacio permite unas 300. “Esperamos tener más”, dijo.