Quantcast
El Tiempo Latino
6:30 a.m. | 73° 9/19/2018

En Bolivia, médicos intentan frenar el aborto ilegal


Una red busca parar los procedimientos sin seguridad

Redacción, EFE | 6/25/2013, 6 a.m.
En Bolivia, médicos intentan frenar el aborto ilegal
La investigadora estadounidense Natalie Kimball en una entrevista con Efe hoy, domingo 23 de junio de 2013, en La Paz, afirma que en Bolivia emerge una red estable de médicos de organizaciones no gubernamentales (ONGs) dedicadas a la salud que de forma clandestina responde a la demanda de los abortos ilegales. | EFE

Para hacer una comparación, agregó que en Estados Unidos una de cada tres mujeres se somete a una interrupción del embarazo.

Bolivia también está después de Haití como el país con mayor mortalidad materna con 310 muertes de mujeres por cada 100.000 nacidos vivos, según datos oficiales citados por el Cidem.

La investigación de Kimball, basada en 113 entrevistas personales y la revisión de 3.000 archivos médicos, detectó además que las bolivianas que confrontan un embarazo no deseado en la actualidad aún recurren a prácticas de aborto ya registradas en 1952.

Como hace 60 años, hay bolivianas que tratan de interrumpir sus embarazos consumiendo varias hierbas que se venden en las calles populosas de La Paz, donde también se ofrecen pastillas con ese fin.

Según la investigadora, también está el drama de mujeres que, al no tener recursos económicos, se provocan hemorragias cayendo por gradas o cargando pesos, aunque a veces no funcione y luego tengan que continuar con el embarazo no deseado.

La investigación registró el caso de una mujer que cargó por varias calles una bolsa de cemento para lograr un aborto y el de otra que recurrió a un estudiante de medicina para someterse a un legrado, aunque el hombre primero la operó y luego la violó.

Uno de los resultados que Kimball considera importante en su trabajo es haber establecido que la demanda de las bolivianas por el aborto y por la regulación de su fecundidad ha llevado a lo largo de 60 años a cambios en políticas públicas y la provisión del aborto, aunque no sea legal.

Uno de los cambios está en el hecho de que el seguro estatal puede atender cualquier hemorragia en los primeros cinco meses del embarazo, sin hacer preguntas sobre la razón de la misma.