0

Otro crucero varado de la compañía Carnival

Carnival Dream, que estaba en la Isla de San Martín, tuvo un problema con el generador
 El crucero Carnival Triumph con 3.143 pasajeros y una tripulación de 1.086 llegó el jueves 14 de febrero de a puerto en Mobile, Alabama.

El crucero Carnival Triumph con 3.143 pasajeros y una tripulación de 1.086 llegó el jueves 14 de febrero de a puerto en Mobile, Alabama.

PHILIPSBURG, Isla de San Martín— Los pasajeros del crucero Carnival Dream regresarán a casa por aire y no por mar después de que un problema con el generador a bordo puso fin a su viaje el jueves 14 de marzo, en el más reciente dolor de cabeza para la línea de cruceros más grande del mundo.

El Dream estaba en la Isla de San Martín en la escala final de un crucero por el Caribe, cuando la tripulación anunció que no zarparía a casa hacia Puerto Cañaveral, Florida, debido a una cuestión técnica con un generador de diésel, dijo un pasajero.

Carnival Cruise Lines informó que el Dream tuvo un "asunto técnico" con su generador de diésel de emergencia, descubierto en una revisión el miércoles. Un comunicado de la empresa indicó que el barco no perdió potencia, aunque hubo interrupciones periódicas en ascensores y lavabos.

Carnival dijo que todos los sistemas estaban funcionando con normalidad el jueves, pero la compañía decidió trasladar a los pasajeros por aire.

Los pasajeros que daban de paseo en el pueblo holandés de Philipsburg dijeron a The Associated Press que se quedaron sin agua y electricidad unos 10 o 20 minutos, lo que contradijo los reportes de prensa de que hubo prolongados apagones y condiciones insalubres.

"Tenemos baños. Tenemos agua. No es diferente de un día normal en altamar", dijo Tasha Larson, una turista estadounidense después de desembarcar junto con su novio para pasar el día en San Martín.

En marzo, el incendio de un motor arruinó otro viaje de Carnival, del crucero Triumph, dejando a 4.200 personas varadas durante cinco días sin servicios sanitarios ni electricidad.

Los pasajeros estadounidenses Mary y Terry Washington dijeron que estaban agradecidos porque la falla les dio un día más en San Martín. "La cañería está bien. Los alimentos también. Todo está bien", dijo ella.

Tammie Knapper, otra estadounidense, también prefirió pasar otro día en la isla holandesa a arriesgarse a que el barco tuviera algún problema en el mar. "Es mejor estar aquí que en medio del océano", indicó.

San Martín ofreció asistencia y los policías acompañaron a los pasajeros al aeropuerto.

"No queremos que encuentren ningún retraso, incomodidad o inconveniente", dijo el viceprimer ministro William Marlin, quien visitó el barco el jueves.

El Dream estaba en un recorrido de siete días por el Caribe con 3.646 pasajeros. Otro viaje del barco, previsto para 16 de marzo desde Puerto Cañaveral, fue cancelado.