0

Pérez lucha contra la desigualdad

El secretario de Trabajo, Tom Pérez, rechaza “opciones falsas” sobre salarios y ganancias
Dolores Huerta y Tom Pérez (centro) con Eskelsen García y Mickey Ibarra de Latino Leaders Network.

Dolores Huerta y Tom Pérez (centro) con Eskelsen García y Mickey Ibarra de Latino Leaders Network.

El secretario de Trabajo, Tom Pérez, rechazó las “opciones falsas” de quienes ponen mayor importancia a las ganancias de los accionistas de las empresas con el derecho a salario justos para los trabajadores.

“Necesitamos abordar el asunto de la desigualdad”, dijo Pérez, de origen dominicano, en una ceremonia en Washington, DC, el 25 de octubre en la que recibió el Premio Águila de parte de la organización Latino Leaders Network.

Pérez, el único latino en el gabinete del presidente Barack Obama, dijo que tuvo el honor de conmemorar recientemente el 50 aniversario de la marcha a Washington por trabajos y derechos civiles.

El secretario de Trabajo recordó las raíces inmigrantes de sus padres, las contribuciones que realizan los inmigrantes a la economía de Estados Unidos así como el servicio que prestan en las fuerzas armadas.

A pesar de los grandes avances en las últimas décadas, todavía persisten “asuntos no resueltos” sobre salarios, las facilidades para acudir a las casillas de votación y el acceso a los servicios de salud, anotó. Es importante asegurar que “las fresas que comemos las recojan trabajadores que ganan un salario decente”, puntualizó el funcionario que señaló que para mejorar la situación se necesitan medidas administrativas y leyes más justas.

“Los empleadores que juegan con las reglas de juego me dicen que su bien más importante son sus trabajadores”, puntualizó. Los trabajadores del sector de salud que cuidan de las personas mayores también necesitan mejores salarios, porque “los vamos a necesitar” en los próximos años cuando muchos entren a la edad de retiro, recalcó.

Otro de los “asuntos no terminados” mencionados por Pérez fue el tema de una reforma migratoria integral que permita que unos 11 millones de personas indocumentadas vivan y trabajen legalmente en el país sin temor a la deportación ni a la separación familiar.

La solución tiene que ser “bipartidista” como lo han sido varias iniciativas en otros asuntos urgentes, recalcó.

El secretario de Trabajo recordó las raíces inmigrantes de sus padres, las contribuciones que realizan los inmigrantes a la economía de Estados Unidos así como el servicio que prestan en las fuerzas armadas.

Uno de los consejos que más recuerda es el de su madre, quien le indicaba que “todo pasa por alguna razón” para algo mejor. Señaló que ese consejo lo recordó cuando fue nombrado por el gobernador Martin O’Malley como secretario de Trabajo de Maryland y luego por el presidente Barack Obama como responsable de Derechos Civiles del Departamento de Justicia.

Pérez citó también una frase bíblica que dice que “a quien más se le da, más se le exige”. Por esa razón, cuando era profesor en la Escuela de Leyes de la Universidad de Maryland, a sus estudiantes los desafiaba y les asignaba que escribieran el obituario de ellos.

Eso lo hacía para que “reflexionen sobre su legado. Cuando se vayan (de este mundo), qué van a escribir” de ellos, indicó Pérez, que fue confirmado a su cargo en julio pasado.

Los otros dos premiados por la organización Latino Leaders Network, fundada en 2006 por Mickey Ibarra, fueron la co-fundadora del Sindicato de Trabajadores del Campo (UFW, por sus siglas en ingles), Dolores Huerta, y la vicepresidenta de la Asociación Nacional de Educación (NEA, por sus siglas en inglés), Lily Eskelsen García,

“¡Viva Pérez!”, “¡Sí se puede!”, dijo Huerta al elogiar la trayectoria del secretario de Trabajo. Huerta. La activista, que luchó con el ahora fallecido líder sindical César Chávez para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores agrícolas, enfatizó que los derechos laborales también son derechos civiles humanos y civiles.

En los tres meses que ha cumplido en el cargo, el secretario Pérez ha impulsado una “avalancha” de nuevas regulaciones con respecto a salarios, contrataciones y exposiciones a productos químicos.

En declaraciones a la publicación The Hill en su edición del 29 de octubre, Pérez reiteró que “la opción entre la creación de trabajo y la seguridad laboral es falsa”.

“Categóricamente la rechazo. Podemos asegurar que los trabajadores tengan seguridad sin afectar la capacidad de crecer por parte del empleador”, enfatizó.

Sus esfuerzos por la igualdad también han trascendido fronteras en el marco de acuerdos comerciales con países de la región.

En septiembre pasado, Pérez, presentó un informe sobre preocupaciones laborales en el sector azucarero dominicano en respuesta a una comunicación pública presentada bajo el Capítulo Laboral del Acuerdo de Libre Comercio entre la República Dominicana-Centroamérica-Estados Unidos (RD-CAFTA).

El informe también aborda las preocupaciones del Departamento de Trabajo sobre el derecho de asociación y el derecho de organizarse y negociar colectivamente.

El Departamento de Trabajo anunció asimismo un proyecto de $10 millones para reducir el trabajo infantil y mejorar los derechos laborales y las condiciones de trabajo del sector agrícola dominicano.