0

Cómo elegir la escuela

En el ámbito de la educación privada la elección de la escuela es clave para los padres. Todo empieza en un “Open House”.
ESTUDIANTES. Los hermanos Mathew, 11 años, y Malena, 7, hacen sus tareas el martes 15 en Chevy Chase, Maryland.

ESTUDIANTES. Los hermanos Mathew, 11 años, y Malena, 7, hacen sus tareas el martes 15 en Chevy Chase, Maryland.

La opción de la escolarización independiente

La educación privada es hoy en día una opción para todos los sectores sociales, dado el incremento en los últimos años de ayudas y programas especiales para ampliar la diversidad en el alumnado de las escuelas independientes. El Tiempo Latino ofrece en estas páginas especiales dedicadas a las jornadas de puertas abiertas —”Open House”— de algunas de las más importantes escuelas privadas en el área metropoliana de Washington, D.C., artículos y recomendaciones para tratar de orientar a los padres en una decisión que, sin duda, marca la vida familiar: la elección de la escuela y el programa educativo que ayude al crecimiento académico, social y emocional de los hijos. Prestando siempre atención a la voz de los padres y de los expertos, lo que sigue es una valiosa información que incluye un directorio de DC, Maryland y Virginia que repasa el “Open House” de importantes centros del área, y un listado de recursos para acceder a becas y ayudas. Complementado todo con notas sobre el aprendizaje, o el desarrollo emocional. ¡Feliz lectura!

—Alberto Avendaño

“Creo que el éxito de un ‘open house’ depende de la persona que lo conduce”, comentó la argentina Liana Montero, madre de Malena, de 7 años y de Matthew, de 11, al comentar sobre esas jornadas de puertas abiertas que introducen a los padres en la que puede ser la futura escuela para sus hijos.

“Los mejores ‘open house’ a los que he asistido tuvieron al director de admisión como responsable de guiarnos, y no un voluntario o un padre de la escuela. Creo que ahí radicó el éxito”, dijo Montero.

La mayoría de las escuelas privadas del área, planifican sus días de “Open House”, se preparan para eso, y despliegan una artillería de folletos, demostraciones y videos, que les permite mostrar lo mejor de su oferta académica.

Muchos padres recomiendan llevar un cuaderno para anotar los detalles que más les impactan de cada visita, y luego hacer una evaluación exhaustiva.

En algunos colegios, como Our Lady of Good Council High School, de Olney, Maryland, los alumnos de la secundaria son los que se ocupan de acompañar a los padres y a los potenciales estudiantes durante estas jornadas de puertas abiertas.

Cuando Montero y su esposo, Mark Johnson, tuvieron que elegir una escuela para Matthew, que por entonces tenía 4 años, primero visitaron una pública, pero les pareció demasiado grande. Entonces el maestro de la guardería les recomendó la Concord Hill School (CHS) en Chevy Chase, Maryland, una escuela privada que acepta niños desde pre-primaria hasta tercer grado.

“La visitamos, y nos encantó”, recordó Montero. “Matthew se graduó en CHS y empezó cuarto grado en Chevy Chase Elementary School, una escuela pública de nuestro barrio. Pero para decidirnos, fuimos a distintos ‘open house’, tanto de escuelas públicas como privadas. Luego Malena, fue a la CHS también”.

Montero llegó al país hace 20 años con un contrato para trabajar en el departamento de Transporte. Allí conoció a Johnson, que es abogado. Se enamoraron, se casaron, y desde entonces viven en Chevy Chase. Para no perder sus tradiciones ni el idioma, todos los sábados Montero manda a sus hijos a la Escuela Argentina.

A veces son los maestros los que recomiendan las escuelas, otras, los vecinos o los amigos. Por lo general, antes de iniciar el recorrido y de seleccionar algunas dentro de una larga lista, muchos padres van recolectando información con varios años de anticipación. La elección se decide por varios factores: el vecindario, los condados donde están las escuelas más destacadas, la modalidad de la escuela, la cantidad de alumnos que hay en cada clase, y el programa académico.

Las escuelas organizan recorridos que permiten que las familias puedan conocer el edificio, el plan educativo y las actividades especiales que proponen. En algunos casos, los alumnos pueden asistir como oyentes a alguna clase.

Cuando tuvieron que decidirse por la escuela para Malena, los padres pensaron en la experiencia de Matthew en CHS. “Es una escuela donde el trato es personalizado”, agregó Montero. “Y además, queríamos que en sus primeros años de escolaridad reinara el juego, el respeto, la empatía. Creemos que una base sólida hace un adulto sólido”.

La mayoría de los educadores consideran que una buena escuela elemental permite ir formando al niño para los desafíos posteriores. Y por otra parte, todos coinciden en que la preparación para la universidad debe empezar en la escuela media. La elección de la escuela puede hacer la diferencia en el rendimiento del alumno.

Los directores coinciden en que los padres se interesan por el apoyo académico que ofrece la institución, y en el caso de los que tienen hijos en la secundaria, también ponen atención en los cursos avanzados de ciencias.



--