0

Semana Santa: sensibilidad con los inmigrantes

Llaman a solidarizarse con los “extranjeros” en memoria de la muerte y resurrección de Cristo
VA. El rev. Eugenio Hoyos (der.) con Marco Marroquín, en el rol de Jesús, insta a los cristianos a “abrir su corazón a Cristo”, el 13 en Saint James.

VA. El rev. Eugenio Hoyos (der.) con Marco Marroquín, en el rol de Jesús, insta a los cristianos a “abrir su corazón a Cristo”, el 13 en Saint James.

La Biblia tiene una gran cantidad de versículos que hablan del cuidado a los inmigrantes.

En el Antiguo Testamento, Éxodo 2:21 dice “Y al extranjero no engañarás ni angustiarás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto”. En el Nuevo Testamento, Hebreos 13:2 señala “No os olvidéis de la hospitalidad hacia los extranjeros; gracias a ella hospedaron algunos, sin saberlo, a ángeles”

En el contexto de los 11,7 millones de indocumentados en el país, líderes cristianos en favor de una reforma migratoria llaman en esta Semana Santa a solidarizarse con los inmigrantes.

“Debemos reflejar el amor a Cristo amando a nuestros hermanos indocumentados”, expresó a El Tiempo Latino el padre Eugenio Hoyos, director del Apostolado Hispano de la Diócesis de Arlington, que agrupa a 400.000 feligreses.

El domingo 13, Domingo de Ramos (que representó el inicio de la Semana Santa) el padre Hoyos retó a los asistentes de la misa en la iglesia Saint James de Falls Church a semejarse más al Señor Jesús.

Durante la homilía, el guatemalteco Marco Antonio Marroquín se vistió como Jesús y compartió el altar.

El sacerdote preguntó a los feligreses “en esta semana ¿a quiénes nos vamos a parecer a Judas Iscariote, María Magdalena, Juan o a Jesús?”

Y tomando la mano de Marroquín hizo un llamado para que permitieran “abrir su corazón a Cristo” y no “cerrarlo a los inmigrantes”.

El movimiento religioso está jugando un rol importante en la lucha pro inmigrante. Líderes de diferentes grupos de fe participan en prolongados ayunos y jornadas de oración a nivel local y nacional, por una reforma migratoria.

Éste es un tiempo preciso para sensibilizarse con los inmigrantes, los pobres y por los que viven injusticias, expresó el reverendo Hoyos, uno de los líderes locales más vocales en pro de la reforma.

Miles de hispanos en el área celebran la Semana Santa o fiesta de Pascua manteniendo el fervor, tradiciones y ritos de sus países de origen, pero también adoptan las nuevas tradiciones religiosas de este país.

Mientras que en Latinoamérica se da énfasis al Vía Crucis, con interpretaciones en vivo del camino de Jesús hacia el Monte Calvario; en Estados Unidos es típica la celebración —especialmente entre iglesias evangélicas— del Domingo de Resurrección con servicios religiosos en la calle y al amanecer.

“En varias iglesias del área los hispanos protagonizan el Vía Crucis el viernes por la tarde”, apuntó el padre Hoyos.

De otro lado el domingo 20, como todos los años se celebrará una ceremonia de Resurrección al amanecer frente al Lincoln Memorial.

Conejo y huevos, tradición que se mezcla con la religión

DC. El lunes 21 de abril se realizará la cacería de huevos en la Casa Blanca.

National Park Foundation

DC. El lunes 21 de abril se realizará la cacería de huevos en la Casa Blanca.

Es una costumbre que en Estados Unidos va de la mano con la celebración de la semana de Pascua

No tiene nada que ver con el significado religioso de Semana Santa, pero es una tradición que se adhiere al feriado cristiano que celebra la muerte y resurrección de Jesús. Se trata del conejo y los huevos de pascua. Aún muchas iglesias lo incorporan dentro de sus celebraciones con analogías referentes a la festividad.

El Conejo de Pascua (Easter Bunny) es un personaje que se mezcla con la festividad cristiana.

El conejo trae regalos a los niños “que se portan bien” en el Domingo de Pascua o de Resurrección.

Es una tradición que se introdujo en Estados Unidos en el Siglo 18 por los inmigrantes alemanes.

Algunos escritos dicen que tiene sus orígenes en pueblos antiguos del norte europeo, en donde se veía al conejo como un símbolo de la fertilidad asociado con la diosa fenicia de la fertilidad Astarté, a quien además estaba dedicado el mes de abril.

El conejo —que en realidad era una liebre— trae los huevos de colores que también representan fertilidad y vida.

Son precisamente de colores en señal de la llegada de la primavera. La costumbre se ha extendido hacia los países latinoamericanos donde también se está incorporando esta tradición, que para unos es polémica.

“No entiendo si el motivo de la celebración de Pascua es la muerte y resurrección de Cristo por qué hay que celebrar con conejos y huevos”, expresó el peruano Luis Rufasto, del condado de Fairfax.

Algunas iglesias incorporan esta actividad el Domingo de Pascua con analogías a la resurrección de Jesús.

La Casa Blanca celebra el lunes siguiente al Domingo de Pascua, esta vez, el 21 de abril, la tradicional cacería de huevos, en los jardines de la residencia presidencial.

Este año se estiman que asistan unos 30.000 niños.