Quantcast
El Tiempo Latino
4:43 a.m. | 66° 6/28/2017

Decorar el hogar en las navidades


El abeto es el rey de las fiestas, pero plantas como el acebo o el muérdago aportan a la decoración

El Tiempo Latino/redacción, EFE | 12/12/2014, 1:30 p.m.
Decorar el hogar en las navidades
VARIEDAD. Una jardinera muestra algunas flores de pascua, en su mayoría en colores rojo, rosa y ambos tonos. | ETL

POINSETIA. Otra de las plantas más emblemáticas y más conocida.

EFE

POINSETIA. Otra de las plantas más emblemáticas y más conocida.

Hay muchas versiones sobre el origen de la costumbre de decorar un árbol para celebrar la Navidad. Una de las historias más extendidas cuenta que, en la noche de Navidad, un sacerdote alsaciano solía repartir alimentos y ropa entre los más desfavorecidos. Pero una vez, mientras preparaba estos paquetes, se le ocurrió colgarlos en un abeto próximo a la iglesia.

Otra versión sitúa el nacimiento de esta costumbre en la celebración germana del nacimiento de Frey, el dios nórdico del sol naciente, la lluvia y de la fertilidad, que tenía lugar en una fecha cercana a la actual Navidad.

Con motivo de esta conmemoración, los germanos adornaban un árbol perenne. Cuando el cristianismo llegó a esas tierras, esta antigua costumbre nórdica se transformó en lo que hoy conocemos como árbol de Navidad.

ACEBO. En la imagen una rama de acebo natural.

EFE

ACEBO. En la imagen una rama de acebo natural.

Hay otras muchas hipótesis relacionadas con el solsticio de invierno, con distintos mitos o con historias de santos cristianos. Pero, sea cual sea su origen, hoy el abeto de Navidad tiene un papel muy destacado en el hogar durante estas fiestas.

Abetos y acebos

Cuando llega la hora de elegir el árbol de Navidad, uno de los dilemas más recurrentes es si optar por uno natural o si es mejor decantarse por un abeto artificial. Estos últimos pueden utilizarse en años sucesivos y apenas requieren mantenimiento.

Los naturales perfuman la casa con su inconfundible olor, sus ramas son frescas y, tras las fiestas, puede replantarse. Sin embargo, los árboles de Navidad naturales requieren ciertos cuidados, como el riego.

Además, hay que tener la precaución de no colocarlos cerca de fuentes de calor y ser cautos con las luces, pues pueden provocar que se caliente y se seque.

Pero, además del siempre presente abeto, hay otras especies vegetales que llenan la decoración del hogar de espíritu navideño. Una de ellas es el acebo.

Por sus tonos intensos y por el contraste del verde oscuro de las hojas con el rojo de los frutos, esta planta es muy apreciada en decoración.

Además de la planta en sí misma, el acebo es un motivo omnipresente en manteles, servilletas, papel de regalo, bolsas e infinidad de adornos durante el periodo navideño.

Sus ramas y bayas suelen utilizarse también para elaborar coronas o crear centros de mesa. No obstante, es importante prestar una especial atención a dichas bayas, sobre todo si hay niños en casa.

El color rojo intenso hace de estos frutos un elemento decorativo muy apreciado, pero es imprescindible saber que son tóxicos. Por lo tanto, aunque a primera vista pudieran parecer apetitosos, llevárselos a la boca es una pésima idea. Aunque el acebo adorna el interior de muchos hogares durante la Navidad, desde la floristería Tendencias en España, Adriana Colombo explica que es “una planta de exterior”.

“El cultivo del acebo es relativamente sencillo. El primer paso es plantarlo en un lugar cuya exposición al sol no sea excesiva, pues esta planta, propia de climas fríos y húmedos, prefiere las zonas de semisombra. Se adapta a cualquier tipo de suelo, siempre que tenga un buen drenaje y precisa de riego regular en verano y menos frecuente durante el invierno”, comenta la experta.