Quantcast
El Tiempo Latino
10:51 a.m. | 50° 11/21/2017

Celebran Año Nuevo Andino


Para Aymaras y quechuas

EL Tiempo Latino/Redacción-AP | 6/21/2014, 5:08 p.m.
Celebran Año Nuevo Andino
Sombras proyectadas en la "Puerta del Sol" durante los ritos del Año Nuevo Andino en las ruinas de Tiwanaku, Bolivia, sábado 21 de junio de 2014. Los indígenas quechua y aymara de Bolivia festejan el año 5522, que coincide con el solsticio de invierno del hemisferio sur. (AP Foto/Juan Karita) | AP

TIWANAKU, Bolivia (AP) — Miles de bolivianos recibieron el sábado el Año Nuevo Andino 5522 con rituales a la Pachamama (Madre Tierra) en las montañas y centros ceremoniales aymaras y quechuas, una celebración que coincide con el solsticio de invierno en el hemisferio sur.

La celebración religiosa tiene su origen en la milenaria cultura de los pueblos andinos aymaras y quechuas. El presidente Evo Morales, de origen aymara, declaró la fecha fiesta nacional con feriado.

Los creyentes de la tradición se dan cita en los cerros y montañas a la espera de los primeros rayos del Sol, que según la tradición andina, llegan cargados de energía cósmica. Un amauta (sacerdote aymara) ofrenda a la Pachamama en una hoguera y hace rogativas por buenas cosechas y buenos augurios para la salud y los negocios.

Más de 240 sitios han sido preparados para la ocasión, dijo el ministro de Culturas, Pablo Groux. La costumbre está muy arraigada entre indígenas aymaras y quechuas, las etnias mayoritarias del país, pero en los últimos años se ha extendido a los centros urbanos y a otras regiones del oriente.

En aymara la ceremonia se llama Willkakuti (retorno del Sol) y en quechua Inti Raymi (fiesta del Sol).

Uno de los sitios de mayor concurrencia es Tiwanaku, 75 kilómetros al oeste de La Paz, un sitio arqueológico que fue capital de la cultura del mismo nombre y antecesora de los aymaras. Centenares de personas y muchos turistas han llegado a este pueblo en la meseta altiplánica durante la madrugada del sábado para participar de la tradición.

Este año, Morales celebró en el pueblo de Samaipata a 485 kilómetros al sureste de La Paz, donde se yergue una fortaleza de piedra entre las últimas montañas andinas y la llanura amazónica.

Los arqueólogos creen que pudo ser un fuerte militar en la expansión inca hacia la selva.

El año 5522 resulta de sumar los años transcurriros desde la llegada de Cristóbal Colón al Nuevo Mundo en 1492 a la antigüedad de cultura tiwanaku, pero no hay fundamentos para establecer un cómputo con precisión, según los expertos.