Quantcast
El Tiempo Latino
2:04 a.m. | 52° 11/22/2017

Ayuda contra la malnutrición y el ébola


Redacción-EFE | 11/19/2014, 1:33 p.m.
Ayuda contra la malnutrición y el ébola
Vista de dos agricultores que separan el grano de la paja en las afueras de Saná, Yemen. | EFE/Yahya Arhab

Los representantes de tres países africanos, Lesoto, Yemen y Tanzania, pidieron el 19 de noviembre en Roma más compromiso internacional con el continente para erradicar la malnutrición y frenar epidemias como la del ébola.

En la Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición (CIN2) en Roma y organizada conjuntamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), los líderes africanos se mostraron esperanzados con que la Declaración de Roma aprobada en la reunión cubra las necesidades alimentarias del continente.

El rey de Lesoto, Letsie III, aseguró que África necesita una "acción urgente" por los "peligrosísimos brotes de enfermedades que azotan el continente", como el ébola, que amenaza la nutrición y la seguridad alimentaria de la región.

El monarca se expresó ante representantes de 160 Estados que "África todavía se encuentra con desafíos de desarrollo" y brotes como el ébola suponen una gran amenaza para el continente.

En concreto, afirmó que "el ébola ha puesto bajo presión unos sistemas de salud pública ya frágiles y ha amenazado la seguridad alimentaria y nutricional en grandes partes de África Occidental y Central".

No tratar este desafío, dijo, "tendría unos costes insoportables" para el continente africano e impediría alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible.

Animó a traducir la Declaración de Roma en "acciones sostenibles y concretas que garanticen un impacto positivo en el bienestar de las poblaciones" y pidió a los líderes mundiales y a los africanos en concreto "que pongan a disposición los recursos necesarios y creen un medio apropiado para avanzar en la lucha contra el hambre y la malnutrición".

Se mostró convencido de que "el hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición se pueden derrotar", pero estimó que para ello son necesarias "intervenciones sostenidas, buen gobierno, colaboración son los socios, las Naciones Unidas, la sociedad civil y el sector privado".

El ministro de Agricultura de Yemen, Farid Ahmed, calificó la situación del continente de "gravísima" y explicó que en su país la crisis económica, la inseguridad política y las tensiones en seguridad han afectado de manera preocupante y "si estas tensiones duran, tendrás consecuencias gravísimas".

Ahmed afirmó que las epidemias y enfermedades "se han convertido en un problema tan grave que es impresentable", con un 48 % de los niños que las sufren, además de malnutrición y retrasos en el crecimiento.

Estimó que la "única solución contra la malnutrición en Yemen es y será de un coste de mil millones de dólares", un apoyo que pidió a nivel internacional tras agradecer tanto a gobiernos como a organismos internacionales el apoyo que ya han brindado al país africano, que además de a crisis alimentarias se enfrenta a problemas migratorios y de refugiados.

Por su parte, el vicepresidente de Tanzania, Gharib Bilal, destacó en su discurso que "la mayor parte de países africanos no han alcanzado el primer objetivo del milenio" de erradicar la pobreza extrema y el hambre.

Para lograrlo, apostó por considerar el papel "esencial" que tiene la agricultura en muchos países africanos y, en concreto, explicó que Tanzania "todavía se encuentra con el triple desafío que representan el hambre, la malnutrición y la pobreza, agravado por el cambio climático y la falta de recursos".