Quantcast
El Tiempo Latino
9:03 a.m. | 49° 11/18/2018

Solalinde, contra la violencia y el silencio


En 2013 defendió en DC a los inmigrantes hoy lucha contra la violencia en México

Alberto Avendaño-ETL | 10/25/2014, 9:46 p.m.
Solalinde, contra la violencia y el silencio
El padre Solalinde en la oficina de El Tiempo Latino en abril de 2013. | ETL

En 2013 visitó El Tiempo Latino un sacerdote mexicano que traía bajo el brazo y en el corazón un mensaje reivindicativo a favor de los inmigrantes. En aquel entonces, hace año y medio, el sacerdote Alejandro Solalinde venía a Washington, DC, para traer “la voz de los sin voz”. Hoy Solalinde, en México, denuncia la inhumana brutalidad de la violencia. Y sigue enfrentándose al poder establecido.

El sacerdote Alejandro Solalinde visitó El Tiempo Latino en abril de 2013 y, en entrevista con Alberto Avendaño, habló de reforma migratoria en Estados Unidos y de abusosa los inmigrantes en México. Ahora Solalinde le reclama al Gobierno mexicano por la desaparición de 43 estudiantes en el municipio de Iguala

Ivonne Alemán Zanatta-ETL

El sacerdote Alejandro Solalinde visitó El Tiempo Latino en abril de 2013 y, en entrevista con Alberto Avendaño, habló de reforma migratoria en Estados Unidos y de abusosa los inmigrantes en México. Ahora Solalinde le reclama al Gobierno mexicano por la desaparición de 43 estudiantes en el municipio de Iguala

Según informaron las agencias de noticias, la Fiscalía mexicana no recibió el 20 de octubre al sacerdote Alejandro Solalinde. El padre Solalinde —Premio Nacional de Derechos Humanos en México y amenazado de muerte por el temido cártel de Los Zetas— acudió a las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) para entregar información sobre la desaparición de 43 estudiantes en el municipio de Iguala.

"Yo vine a presentar mi declaración porque así me lo pidieron las autoridades. Yo viene a comparecer, pero resulta que no nos recibieron", expuso el sacerdote a periodistas.

Solalinde pretendía entregarle a las autoridades un escrito en el que se recoge el testimonio de cuatro personas, que —según dijo— contribuiría a resolver el caso.

"Yo no soy policía, quiero aclarar, a mí me llegó esta información (...) ellos se acercaron a mí, yo soy responsable de esta información y yo no los voy a dejar solos", expresó ante la prensa.

Pero, según informó la agencia de noticias EFE,

La Procuraduría General de la República (PGR) explicó que se le había comunicado al asistente del sacerdote para cambiar la fecha del encuentro dado que el fiscal, Jesús Murillo, tenía una reunión en Acapulco con los familiares de los estudiantes desaparecidos.

La PGR indicó que Murillo mantiene su invitación para que Solalinde "pueda asistir a su oficina a colaborar con esta investigación, dada la información que dice tener", según reportó EFE.

Los 43 jóvenes permanecen desaparecidos desde la noche del 26 de septiembre, cuando un grupo de policías los subieron en patrullas en el municipio de Iguala, en el sureño estado de Guerrero, y nunca más se supo de su paradero.

Aquella noche fallecieron seis personas, entre ellas tres estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, y 25 más resultaron heridas en varios tiroteos protagonizados por policías locales presuntamente al servicio del cártel Guerreros Unidos.

Uno de los testimonios recogidos, explicó Solalinde, da cuenta de que los jóvenes fueron asesinados y "sus cuerpos fueron calcinados con diesel y sepultados en fosas clandestinas en las inmediaciones de Iguala".

También mencionó que esa misma persona le mostró un mapa con la posible ubicación de las fosas, en un territorio "en el norte de Guerrero, casi colindante con el Estado de México".

El activismo de un sacerdote

Solalinde le pidió al Gobierno mexicano que esclarezca el caso de los estudiantes desaparecidos.

El caso de los estudiantes de Iguala es la última cruzada en la que se ha embarcado el sacerdote mexicano quien ha protagonizado duras contiendas con el establecimiento político mexicano en años recientes.