Quantcast
El Tiempo Latino
2:36 p.m. | 53° 11/17/2017

La valentía boliviana de "La Justa" estuvo en DC


"La chola es identidad"

Alberto Avendaño-ETL | 8/19/2015, 4:03 p.m.
La valentía boliviana de "La Justa" estuvo en DC
La chef y activista social Justa Elena Canavari Choque, el viernes 14 de agostode 2015, en Annandale, Virginia, conversa con El Tiempo Latino durante su visita al área metropolitana de Washington, DC. | Luis Torrico/ETL

 Justa Elena Canavari Choque

Luis Torrico/ETL

Justa Elena Canavari Choque

Justa Elena Canaviri Choque, una de las cholitas más famosas de Bolivia, visitó Washington, DC, y transmitió sabiduría culinaria y social. Natural de La Paz, “La Justa” conduce desde hace más de una década un innovador programa de TV en Bolivia con un mensaje rico en sabores —la cocina es su fuerte— y lleno de mensajes políticos y de conciencia social y femenina.

En conversación con Luis Torrico, en el restaurante Parrillas del Sur, en Annandale, Virgina, “La Justa” le explicó a El Tiempo Latino, el viernes 14 de agosto, toda una filosofía de vida.

“No es cualquiera chola. La chola se siente, la chola es identidad”, dijo y enfatizó que hay mucho que hacer para romper barreras. Quien piense que una mujer de pollera (falda) no está capacitada para ciertas cosas debe hablar con esta dama. Canavari Choque, La Justa, es una de las mujeres más influyentes de Bolivia y una luchadora clara e intensa contra el abuso y la violencia que sufren las mujeres. Según la Organización Panamericana de la Salud, Bolivia es el país sudamericano con mayores índices de violencia doméstica. Las cholas —mujeres Aymara y Quechua portando sus elegantes vestidos tradicionales— han sufrido en silencio la discriminación y el abuso. Pero hoy, dice Canavari Choque, “han perdido el miedo”, han accedido a la universidad y a puestos de liderazgo político y profesional.

En el restaurante de Annadale, “La Justa” compartió sus conocimientos sobre cocina tradicional boliviana, como el fricasé paceño o el picante surtido.

En ese ambiente agradable del restaurante y de los sabores, esta dama de la comunicación y de la reivindicación social expresó a El Tiempo Latino que se sintió “abusada y maltratada” por alguna persona que, en este viaje, utilizó su nombre para lucrarse.

“Yo estoy en constante campaña contra el flagelo del abuso a la mujer... recibo a mujeres golpeadas en El Alto, vienen de Oruro a pedir ayuda y yo lo hago con gusto... Pero en Estados Unidos quien abusa no es boliviano, es una mala persona... que algunos de esos bolivianos tengan la doble nacionalidad se aplaude porque no es fácil estar lejos... (durante algunos días en en mi estancia en el earea de Washington, DC) a mí me tuvieron encerrada y sin comida… pero soy una mujer que mira hacia adelante y esto me ayudará a reflexionar”, contó y añadió que hablaría con su gobierno sobre los abusos que sufren algunos inmigrantes o personas, como ella, a manos de otros bolivianos.