Quantcast
El Tiempo Latino
6:33 p.m. | 55° 11/18/2017

Un chef para todos los gustos


José "Rive" Pérez cocina para embajadores, para el rey Juan Carlos I y por vocación

Miguel Guilarte | 3/13/2015, 12:24 p.m.
Un chef para todos los gustos
El chef español José “Rive” Pérez con unos buñuelos de santos que preparó para una de las reuniones del grupo de voluntarios que colabora en la organización de la visita a Washington, DC, de la Orquesta y Coro Sinfónico Polígono Don Bosco de San Salvador. | Miguel Guilarte/ETL

José “Rive” Pérez dice que los mejores chefs del mundo son españoles.

José “Rive” Pérez dice que los mejores chefs del mundo son españoles.

Cocinar para un alto diplomático de un país que goza de una rica gastronomía y gran cultura culinaria, es el privilegio que ha disfrutado en los últimos años José Pérez, el chef del embajador de España en Washington, Ramón Gil-Casares.

La labor de “Rive”, como lo llaman sus amigos, se convierte a diario en un nuevo reto profesional, dada la variedad de la comida española y la misión de saber complacer los gustos particulares del embajador y sus ilustres invitados.

“Cada embajador tiene su manera de comer y sus ‘manías’. Pero es igual que cocinar para tus padres, lo haces con el mismo respeto para satisfacer sus gustos”, dijo Pérez en entrevista con El Tiempo Latino.

“Por ejemplo, si a un embajador le gustan los huevos fritos es lo que más te va a pedir. Quizás los huevos fritos no es el ejemplo más representativo, pero lo que quiero decir es que cocinar para el embajador es igual que hacerlo para cualquier persona en particular”, acotó.

Pérez, de 47 años, vino a Estados Unidos en 2008, dejando atrás a su natal Burgos en España, para trabajar en la embajada española.

“Cada uno tiene sus pequeños gustos. A unos les gustan más los pasteles, a otros las carnes, los pescados. Son un poco reservados para ciertas cosas”, subrayó sobre las preferencias de sus comensales.

El gusto por la cocina española ha crecido mucho en el área de Washington, con la apertura de modernos restaurantes de reconocidos chefs, lo que hace presagiar que la tendencia seguirá aumentando.

“Creo que el primero fue la Taberna del Alabardero. Luego llegó el chef José Andrés que ha sido quien ha impuesto su ley y tiene un montón de negocios. Y digo su ley porque ha sido el que más ha dado en el punto clave para convencer a los estadounidenses sobre qué tipo de comida tienen que comer”, puntualizó.

Además de servir al embajador de España, “Rive” prepara comida por encargo para reuniones de negocios y familiares de unas 10 ó 15 personas.

“Tengo una cocina grande pero no puedo hacer un ‘catering’ para unas 30 ó 40 personas. Voy poco a poco. Puedo hacer cosas individuales y también pequeñas tartas pero no mucho”, anotó.

“Rive” trabaja en su casa y lleva su comida a domicilio, tal como lo hizo la noche de la entrevista cuando preparó una “tortilla de patatas”, pescado dorada y buñuelos de santos, un postre tradicional en el Día de los Santos en España. “En realidad hago estos buñuelos porque para mí en casa es lo más fácil de hacer”, explicó “Rive” quien colabora con el grupo de voluntarios que trabaja en la organización de la visita de la Orquesta y Coro Sinfónico Polígono Don Bosco de San Salvador que se presentará en el Kennedy Center el 27 de abril.

Antes de venir a Estados Unidos, “Rive” trabajó en la Taberna del Alabardero en España y cuando concluyó el periodo del anterior embajador quiso regresar a su país para actualizarse.