Quantcast
El Tiempo Latino
6:28 a.m. | 33° 11/23/2017

Longoria y Palomarez: Premio Ohtli 2015


Cinco de Mayo en Washington, DC

Alberto Avendaño-ETL | 5/5/2015, 8:25 p.m.
Longoria y Palomarez: Premio Ohtli 2015
El presidente de la Cámara de Comercio Hispana de EEUU, Javier Palomarez, y la actriz Eva Longoria, el 5 de mayo de 2015 reciben el Premio Ohtli en el Instituto Cultura de México en Washington, DC. | Ivonne Alemán Zanatta-ETL

Eva Longoria recibe el Premio Ohtli

Eva Longoria about being from two world

Una actriz, un diplomático, un político y un hombre de negocios, reunidos en el patio de cerámica del Instituto Cultural de México, en Washington, DC, celebraron el 153 aniversario de la Batalla de Puebla.

La actriz Eva Longoria y el empresario Javier Palomarez recibieron el Premio Ohtli, la mayor condecoración civil que otorga el Gobierno de México a personas que se han destacado en su trabajo a favor del progreso de la comunidad mexicana y latina en general en Estados Unidos.

El subsecretario para América del Norte, Sergio Alcocer Martínez de Castro, encabezó el 5 de mayo la entrega del reconocimiento.

Desde 1996 se han conferido los Ohtli —que en náhuatl significa “camino”— a distinguidos líderes mexicanos, mexicano-americanos e hispanos que han dedicado su vida personal y profesional a mejorar las condiciones de vida e incrementar las oportunidades de desarrollo de esas comunidades. Acompañado por el embajador Alejandro Estivill, el subsecretario Alcocer Martínez de Castro reconoció el trabajo de ambos líderes de origen mexicano a lo largo de su vida. Sobre Eva Longoria djo que la actriz ha trabajado en favor del empoderamiento de jóvenes latinas, mediante programas educativos y de emprendimiento que ofrece la Fundación Eva Longoria. Además, destacó el trabajo de Longoria para aumentar la participación política de la comunidad latina a través del Latino Victory Project.

Sobre Javier Palomarez, destacó su trabajo como presidente y director ejecutivo de la Cámara de Comercio Hispana de Estados Unidos donde ha fomentado el emprendimiento y creación de empresas entre la comunidad hispana, especialmente mujeres y jóvenes. Su exitosa trayectoria, buscando siempre la promoción del desarrollo económico de los hispanos, sirve de ejemplo para la comunidad mexicana en Estados Unidos, dijo Alcocer Martínez de Castro.

Longoria, en su discurso de aceptación, habló de su americanidad: “Soy cien por cien Mexicana y cien por cien estadounidense, yo no soy mitad de nada”, expresó.

La actriz contó que de pequeña vivía con su familia, en Texas, junto a la frontera entre Estados Unidos y México. En aquel tiempo cruzábamos la frontera a pie para ir a México de compras o de fiesta, explicó Longoria quien dijo que para volver a ingresar en Estados Unidos solo tenían que ir por el lado de los ciudadanos estadounidenses y decirle al policía: “American citizen!” Para la niña Eva Longoria esas eran dos palabras mágicas. Por eso, un día, al ver la larga cola de mexicanos intentando entrar en Estados Unidos en la frontera, le preguntó a su mamá: “¿Por qué todas esas personas están en fila?”. Su madre le dijo que intentaban cruzar la frontera, a lo que Longoria respondió: “Pero es muy fácil, solo tienen que decirle a los policías: American Citizen!”

Longoria les dijo a los asistentes de la ceremonia de entrega del premio Ohtli, en Washington, DC, que se comprometía a seguir adelante con su trabajo por los derechos civiles y por una identidad —Mexicana y estadounidense— orgullosa y clara.

En una conversación con El Tiempo Latino hace casi una década —con motivo de recibir, también en Washington, DC, un galardón del Latino Leaders Luncheon— Longoria también mostró ese orgullo de indentidad al decir que ella, su familia y muchas personas del sur de Estados Unidos no cruzaron ninguna frontera, “la frontera nos cruzó a nosotros”, dijo Longoria haciendo referencia a la historia del sur estadounidense que perteneció a España, a México y finalmente a Estados Unidos.

El evento de los premios Ohtli tuvo su momento emocional durante el final del discurso del empresario Javier Palomarez quien, visiblemente emocionado, recordó su infancia en una amplia familia de inmigrantes trabajadores agrícolas. Describió cómo trabajaba en los campos junto a sus padres y sus hermanos y cómo vivían en una casa sin los servicios más básicos. “Quién me iba a decir que hoy iba a estar aquí ante ustedes… en nombre de mi mamá: muchas gracias”, conclyó Palomarez en español.