Quantcast
El Tiempo Latino
12:55 p.m. | 51° 11/19/2017

El éxito de una mexicana en la microempresa


Las cuentas IDA ayudan a Patricia Cruz Jiménez

Verónica Balderas Iglesias-Especial para ETL | 5/10/2015, 9:36 p.m.
El éxito de una mexicana en la microempresa
La microempresa de Patricia Cruz Jiménez ofrece servicios de alimentos para eventos especiales en Washington DC. ( Foto del 20 Marzo, 2014) | Cort. Patricia Cruz Jiménez

El logotipo de “El Sabor del Taco”.

Cort. Patricia Cruz Jiménez

El logotipo de “El Sabor del Taco”.

Tacos de carnitas, tamales y mole son algunos de los productos que la mexicana Patricia Cruz Jiménez vende todos los sábados en un mercado de productos orgánicos en Columbia Heights, en Washington, DC. Dice que aunque en su comunidad latina no todos ven con buenos ojos que pase tanto tiempo con los “gringos” en los “farmers markets”, ella debe aprovechar cualquier oportunidad para incrementar sus ventas. Cruz se describe como una madre de familia “aventada” que tiene una vida muy “chistosa”. El hecho es que se ha convertido en la exitosa dueña, administradora y empleada de la microempresa “El Sabor del Taco”, que le ha permitido costear las carreras universitarias de sus tres hijos.

Llegar hasta donde está no ha sido fácil. Empezó sin un lugar en donde vivir y poco a poco se abrió paso vendiendo comida en la calle. Sus ganas de superarse la llevaron a estudiar inglés y ahí se le presentó una nueva oportunidad para aumentar sus ingresos y mejorar su calidad de vida.

“Una maestra me dijo que había un beneficio para pequeños negocios y me ayudó a hacer la aplicación para entrar a ese programa. En cierta manera es una cuenta de ahorros pero con muchos beneficios porque me dan muchísimo en comparación de lo que yo tengo que ahorrar.”

A lo que Cruz se refiere es a las llamadas Cuentas de Desarrollo Individual (IDAs por sus siglas en inglés). Son programas administrados por diversas organizaciones sin fines de lucro y financiados con donaciones privadas y subvenciones del gobierno. De manera totalmente gratuita, le brindan a personas de bajos y medianos recursos, la oportunidad de obtener educación financiera, abrir una cuenta bancaria y ahorrar (obteniendo intereses y contribuciones adicionales que se ofrecen como un incentivo). Los participantes tienen el derecho de ahorrar hasta un máximo de mil dólares durante la vida de la cuenta (3 años). El dinero ahorrado al terminar el programa no se recibe en efectivo, sino que se destina a tres fines específicos: comprar una casa, establecer/ impulsar un negocio o pagar estudios de educación superior.

Aunque las contribuciones adicionales que recibirán como incentivo los participantes no superarán los 4 mil dólares, ese apoyo puede ayudar a mejorar la vida de quienes, como Cruz, sueñan en grande. Con el dinero que ella recibió compró una computadora portátil que usa con fines administrativos y para promover su negocio en las redes sociales (https://www.facebook.com/elsabordeltacodc?fref=photo ). También cubrió el costo de tres licuadoras industriales que han agilizado su trabajo y por ende, han aumentado sus ingresos. Aunque la hábil empresaria ha intentado compartir su experiencia con otros latinos, dice que no ha tenido gran éxito.

“La gente es muy incrédula o sienten que pierden el tiempo al tener que ir a dejar la aplicación. No creen que sea real el beneficio, entonces no lo hacen. Yo le platico a todo el mundo que me han regalado ese dinero y no me creen. Les digo que yo no tuve que devolver nada, simplemente hay que comprobar que es para un negocio o para gente que estudia”, señala Cruz.