Quantcast
El Tiempo Latino
9:51 a.m. | 68° 5/27/2017

María Gómez, fiel a su comunidad


La fundadora de Mary's Center en entrevista con una estudiante de la escuela St. Patrick's

Margaret Guilarte-Silva/Especial para El Tiempo Latino | 12/23/2016, 2:09 p.m.
María Gómez, fiel a su comunidad
SOLIDARIA. María Gómez fundó Mary's Center en 1988 para ayudar a las mujeres necesitadas. | Cortesía Mary's Center

CONDECORACIÓN. María Gómez fue condecorada por el presidente Barack Obama con la Medalla Presidencial al Ciudadano.

Cortesía Mary's Center

CONDECORACIÓN. María Gómez fue condecorada por el presidente Barack Obama con la Medalla Presidencial al Ciudadano.

Cuando en 1988, la enfermera colombiana María Gómez decidió fundar la clínica Mary’s Center en Washington, DC, su sueño era ayudar a las mujeres necesitadas que llegaban a Estados Unidos huyendo de la pobreza y los conflictos bélicos y sociales en Centroamérica. La meta no era fácil de cumplir. Gómez sólo contaba con un presupuesto de $250.000 que le aportó la Oficina de Asuntos Latinos de la Alcaldía de DC. Pero su tenacidad y vocación por servir a sus semejantes la inspiraron a hacer realidad su proyecto, motivada por las historias de su comunidad. Los resultados no han podido ser más alentadores. De aquellos 200 pacientes que atendió la pequeña clínica en 1988 con ocho empleados, hoy Mary’s Center se ha convertido en uno de los centros de salud más icónicos del Gran Washington, con un presupuesto de $46 millones, seis dispensarios, dos unidades móviles, más de 500 empleados y unos 36 mil pacientes. Esos logros junto al equipo de Mary’s Center, le merecieron a Gómez ser condecorada en 2012 por el presidente Barack Obama con la Medalla Presidencial al Ciudadano.

ESPERANZA. María Gómez (izq.) ha dedicado su vida al servicio de las personas necesitadas.

Cortesía Mary's Center

ESPERANZA. María Gómez (izq.) ha dedicado su vida al servicio de las personas necesitadas.

Margaret Guilarte-Silva, de 12 años y alumna del séptimo grado de St. Patrick’s Episcopal Day School en Washington, DC, entrevistó a Gómez para la elaboración del trabajo “Humans of St. Patrick’s”, un proyecto académico en la materia Religión y tradujo la entrevista al español para los lectores de El Tiempo Latino.

¿Por qué decidió que quería apoyar esta causa?

Cuando fundamos Mary’s Center hace 28 años yo estaba preocupada por esas mujeres que venían embarazadas desde sus países o se embarazaban al llegar aquí, la mayoría de ellas habían sufrido mucho al cruzar la frontera entre México y Estados Unidos y no tenían familia en Washington. Ellas tenían que comenzar a trabajar porque necesitaban mandar dinero a casa. Era muy difícil para ellas y ésa fue mi motivación principal. Yo era una enfermera que ejercía en DC y decidí que tenía que abrir algún centro que respondiera a las necesidades de esas mujeres.

¿Cómo se siente trabajando con estas personas?

Me siento muy privilegiada de servir a una comunidad que es tan humilde, resistente y con mucha fortaleza. Son personas que solamente necesitan un poco de ayuda y después hacen milagros con sus vidas. Para mí es un privilegio. Muchas veces es triste por las historias y sufrimiento de la gente. También es reconfortante porque ves a gente entrar al centro en condiciones horribles y en pocos meses se mejoran. Sus hijos crecen y son mucho más sanos, profesionales y mejores personas. Mucha de la gente que nació en el programa hoy trabajan para el Mary’s Center. Eso es muy importante para mí.

¿Influyó su infancia en su manera de ver la vida y en la decisión de apoyar esta causa?

Mi infancia sí me afectó. Yo vine deColombia y tuve que salir de allá por la violencia. No soy una persona de muchas necesidades y no tenía tanto dinero cuando estaba en Colombia. Venir a este país me ha permitido tener una educación. Fui a la universidad y obtuve mi maestría. Siento que yo tuve tantas oportunidades que tenía que devolverle algo a nuestra comunidad. Aprendí que puedes triunfar en este país. Yo he podido tener una vida buena, enviar a mi hijo a la universidad y hacer el bien en la comunidad. Y eso es genial.