Quantcast
El Tiempo Latino
11:33 a.m. | 65° 3/25/2017

El Liderazgo Naranja: un instrumento para la libertad


Juan Carlos Ruiz | 12/29/2016, 1:36 a.m.

Durante el curso de Liderazgo del programa de MBA en INCAE Business School, dictado por el Dr. Germán Retana durante el mes de noviembre del año 2015, aprendí que los líderes son “promotores de cultura sustentada en valores” y que la cultura, desde el punto de vista organizacional, es la manera en que se llevan a cabo los procesos en una empresa para cumplir su misión.

Por otra parte, según investigaciones recientes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el color naranja se suele asociar con la cultura, la creatividad y la identidad. Además, según el BID, “para los pueblos nativos de América del Norte, el naranja es el color del aprendizaje y el liderazgo y para los Tupac Katari –de Perú- es el color de la sociedad y la cultura.” Bajo esta premisa, Felipe Buitrago e Iván Duque, siendo investigadores del BID, desarrollaron el concepto de Economía Naranja que representa una riqueza enorme basada en el talento, la propiedad intelectual, la conectividad y por supuesto, la herencia cultural, capaz de convertir a un país en una potencia comercial, pues, este sector agrupa toda la producción de bienes y servicios que utiliza principalmente el único insumo inagotable que tiene el ser humano: el intelecto y la creatividad. Por lo tanto, de acuerdo con Buitrago y Duque, la Economía Naranja es para nuestros países, una oportunidad infinita.

Ahora bien, el proceso creativo de bienes y servicios culturales ofrece lecciones de liderazgo que promueven la forma en que debe implementarse una estrategia de desarrollo sostenible en una nación. Por lo tanto, de la Economía Naranja se deriva el Liderazgo Naranja personificado por los artistas quienes de forma natural contribuyen con los cambios integrales que nuestros países requieren para evolucionar.

Venezuela tuvo, por poner uno de los más notables ejemplos, a Simón Díaz, músico reconocido por educar a los niños en temas como la ecología y la lucha contra la violencia. Una de sus habilidades más importantes, es que a través de un programa de televisión infantil llamado Contesta por Tío Simón, demostraba la capacidad de poder regalarle a un niño una alcancía o una cuenta de ahorros y a su vez convertir en poeta a ese niño en cuestión de minutos. Hoy en día, bancarizar a un menor de edad es algo muy complejo, pero Simón Díaz lo podía hacer 30 años atrás, además fomentando la cultura del ahorro desde la niñez.

También, Simón se destacó por crear una marca país para Venezuela a través de composiciones transcendentales, con profundas raíces locales que han sido interpretadas en todo el mundo. Tal es el caso de Caballo Viejo, una de las canciones populares más versionadas y también de la Tonada de Luna Llena que fue incluida por el reconocido cineasta Español Pedro Almodóvar en su película La Flor de mi Secreto. Asimismo, Simón abordó indirectamente en sus composiciones, temas fundamentales para Venezuela, aún vigentes, tales como la descentralización y las consecuencias económicas y sociales del boom petrolero en Venezuela, con Mi Querencia y Sabana.