Quantcast
El Tiempo Latino
12:45 a.m. | 37° 11/24/2017

Salvadoreño en Virginia espera ansioso por hija refugiada


El programa CAM permite a padres centroamericanos legales reclamar a hijos en peligro

Milagros Meléndez-Vela | 3/14/2016, 6 a.m.
 Salvadoreño en Virginia espera ansioso por hija refugiada
José solicitó al Departamento de Estado otorgarle un estatus de refugiada a su hija, quien está amanezada por las pandillas en su natal El Salvador. Lo hizo a través del programa CAM. | Milagros Meléndez-Vela

Fairfax, VA.- José solicitó al Departamento de Estado otorgarle un estatus de refugiada a su hija, quien está amanezada por las pandillas en su natal El Salvador. Lo hizo a través del programa CAM. (Milagros Melendez-Vela/ETL)

By Milagros Meléndez-Vela March 11 at 12:24 PM

La ansiedad y esperanza se apoderan de José, un padre salvadoreño que vive en Fairfax, Virginia y quien por seguridad pidió no revelar su apellido. En unos meses podría reunirse con su hija a quien dejó de niña en El Salvador, y que según cuenta, está siendo amenazada constantemente por las pandillas en el barrio donde vive, perteneciente a San Antonio Silva, en San Miguel.

“Ruego porque todo salga bien y mi hija llegue aquí librándose del peligro”, expresó José durante una entrevista con El Tiempo Latino.

La joven, de 19 años, no cruzará la frontera de manera ilegal, sino que podría hacerlo con el sello del Gobierno como refugiada a través del Programa de Refugio y Permiso para Menores de Centroamérica (CAM) lanzado el 1 de diciembre de 2014. El programa permite que ciertos padres centroamericanos que residen legalmente en los Estados Unidos puedan pedir a sus hijos menores de 21 años, solteros, que se encuentran bajo amenaza de violencia en Guatemala, El Salvador y Honduras.

La iniciativa fue una respuesta a la oleada de niños que emigraron en 2014 sin compañía de manera ilegal, huyendo de la violencia.

“El programa CAM provee una alternativa segura, legal y ordenada que contrarresta la peligrosa travesía que realizan los niños para encontrarse con sus padres”, expresó una vocera del Departamento de Estado.

CAM intenta frenar el cruce ilegal de menores centroamericanos que huyen por la violencia. (AP)

• Proceso lento

Sin embargo, activistas reclaman la lentitud del proceso, que tarda varios meses dejando en riesgo a los jóvenes que están pidiendo la protección en sus países. “Se toman mucho tiempo para procesar las solicitudes y el riesgo de la violencia está latente en estos niños”, expresó Abel Núñez, director de la organización CARECEN en DC.

En el caso de José el proceso está tomando varios meses. Desde que se enteró del programa a través de El Tiempo Latino en abril de 2015, José solicitó citas a las agencias de ayuda para presentar la documentación. “Recién pude presentar el pedido en agosto”, dijo.

• Gratis y sin abogados

La gestión es gratis y no se realiza con Inmigración sino con agencias locales que trabajan con el Departamento de Estado.

En cada región hay organizaciones asignadas. En el área metropolitana son alrededor de cinco a 10 organizaciones. “Yo fui al centro de refugiados y migrantes de Caridades Católicas en Arlington. Allí me atendieron”, dijo José.

• Primera entrevista

Parte del proceso es que las entrevistas de calificación se realicen en los países donde residen los menores.

El lunes 7 de marzo, la hija de José fue a su primera entrevista. “Le preguntaron por qué quería salir del país, si su vida corría peligro y otras cosas más”, dijo José. Ahora tiene que esperar otra cita para que le hagan los exámenes de ADN para comprobar el parentesco con el padre. Finalmente otra entrevista sería la última.