Quantcast
El Tiempo Latino
10:04 a.m. | 39° 3/24/2017

Una valiosa opción académica


La educadora Rosalía Miller destaca los aspectos básicos a tener en cuenta a la hora de elegir la escuela

Miguel Guilarte | 11/18/2016, 2:28 p.m.
Una valiosa opción académica
EDUCADORA.Rosalía Miller en una reciente visita a El Tiempo Latino. | Miguel Guilarte/ETL

En los últimos años, las escuelas chárter se han convertido en una opción de rápido crecimiento en cuanto a oportunidades educativas en el sector público y los ilimitados beneficios para los estudiantes y sus familias no tienen límites.

Las escuelas chárter se financian con fondos federales y estatales pero tienen juntas directivas individuales.

Son instituciones establecidas por profesores, padres, y miembros de la comunidad, y operadas independientemente de la mayoría de las reglas y de las regulaciones estatales y del distrito local.

Es por eso que a la hora de querer elegir una escuela, es necesario evaluar diversos aspectos que redundarán en la mejor elección y adaptación académica del estudiante.

Es necesario investigar, explorar, preguntar y leer sobre la escuela que se está considerando para los hijos, sean públicas o chárter para hacer una buena y responsable comparación y al final tomar la mejor decisión”, dijo a El Tiempo Latino la educadora nicaragüense Rosalía Gutiérrez-Huete Miller, una experimentada educadora residente en DC, cofundadora del Latino Student Fund y actual presidenta de Cri-Lu Educational Services.

Estas escuelas chárter tienen autonomía y a cambio de ello tienen que hacerse responsables de su desempeño académico y financiero.

“Para convertirse en una escuela Chárter, se tiene que obtener un mandato o un chárter del Gobierno. En éste se promete a cumplir ciertas reglas y leyes estipuladas en el Chárter. Son financiadas por el gobierno local y federal, igual como las escuelas publicas pero pueden ser mas creativas y diseñar su propio currículo”, explicó Miller.

“Los Chárter no están obligados a seguir los mismos métodos de enseñanza’, enfatizó y aclaró que si la escuela fracasa en alcanzar las metas establecidas en su carta o estatuto (chárter), el mismo puede ser revocado o no y sometido a revisión.

Consultada sobre cómo realizar una buena elección y decidirse por una escuela pública o chárter, Miller admite que la principal diferencia depende de la escuela. “No podemos afirmar que una es mejor que la otra ya que puede haber diferencias dentro de los dos grupos. Hay escuelas públicas que brillan por el tipo de enseñanza que proveen. Igualmente se puede decir que hay escuelas chárter que hacen lo mismo. La creencia y opinión general es que sumándolo todo, el currículo de las escuelas chárter tiene la tendencia a enriquecer más al estudiante, dándole más oportunidades y exponiéndolos a otros modos de enseñanza”, subrayó.

Estas escuelas dictan clases generalmente en pequeños grupos en sus materias curriculares, idiomas, deportes y cursos de apoyo en materias específicas de acuerdo a los estatutos de su constitución

“Por lo general, las escuelas chárter enseñan más arte, música y deportes que otras. Al recibir enseñanza en estos aspectos, ayudan y apoyan al aprendizaje de las materias básicas como las matemáticas y las ciencias.

Se cree que las escuelas chárter también exponen a los estudiantes a su comunidad llevándolos en viajes de su propia ciudad para que conozcan la historia de su comunidad”, continuó Miller, quien asegura que hay múltiples recursos que considerar a la hora de analizar las diferentes alternativas académicas para los estudiantes.

“Hay sitios en el internet, que proveen información sobre cada escuela, ya sea pública o chárter. Hay que prestar atención al número de estudiantes en total de la escuela y ver cuántas maestras tiene cada clase y para cuántos estudiantes”, concluyó Miller.