Quantcast
El Tiempo Latino
5:51 p.m. | 78° 9/21/2018

Tim Kaine descubrió su vocación entre los pobres de Honduras


Viajamos a El Progreso, en Honduras, donde Tim Kaine dice que aprendió los valores que le guían como político

Por Armando Trull para ETL | 10/21/2016, 5:03 p.m.
Tim Kaine descubrió su vocación entre los pobres de Honduras
LÍDER. Tim Kaine en el último día de la Convención Demócrata en Filadelfia donde aceptó la nominación a la vicepresidencia. En la foto, junto a su esposa Anne Holton quien fue Secretaria de Educación de Virginia. VOZ. El candidato a la vicepresidencia, el demócrata Tim Kaine, durante una entrevista con El Tiempo Latino. | <credit>ANDREW GOMBERT/EFE

Tras los pasos de Tim Kaine en Honduras

Al inicio de la convulsa década de los años 80 del siglo XX, un joven Tim Kaine dejó sus estudios en Harvard para hacer voluntariado social con los sacerdotes jesuitas en una aldea de Honduras llamada El Progreso.

Allí, ha dicho repetidas veces el hoy candidato demócrata a la vicepresidencia del país, aprendió “los valores de la fe, el trabajo y la familia”.

En colaboración con El Tiempo Latino, viajé a El Progreso y pude hablar con el padre John Warner quien ayudó al estudiante Kaine a conocer la realidad de la pobreza y la fortaleza del espíritu.

En mi viaje, al pié de la cordillera de Mico Quemado, tuve la oportunidad de escuchar voces que recordaban a Kaine y otras que enviaban mensajes de esperanza para que el senador virginiano llegue a la vicepresidencia.

En 2015, el senador Kaine regresó a El Progreso para visitar la escuela-taller Loyola en la que fue instructor de ebanistería y soldadura durante su tiempo de voluntario. En ese viaje conoció al nuevo director de la escuela, Marvin Canales, quien recordó para El Tiempo Latino su conversación con el senador diciendo que “Kaine me dijo que el tiempo que pasó aquí entre nosotros le cambió la vida”.

En nuestro viaje a El Progreso quisimos seguir los pasos de Kaine y preparé un video que ha sido producido por el director de El Tiempo Latino, Alberto Avendaño, con edición de Alfredo Duarte.

En ese video están las voces y los paisajes que recuerdan a Tim Kaine. Y las esperanzas. Porque, como me dijo Canales, “es bueno que Kaine lleve a la Casa Blanca un poco de la tierra y el lodo de El Progreso en sus zapatos”.

Kaine se encuentra en El Progreso

ESCUELA.El senador Tim Kaine en 2015 visitó en El Progreso, Honduras, el centro educativo en el que sirvió de voluntario en los años 80 del siglo XX

ETL/Cort.Ofic. Tim Kaine

ESCUELA.El senador Tim Kaine en 2015 visitó en El Progreso, Honduras, el centro educativo en el que sirvió de voluntario en los años 80 del siglo XX

El candidato demócrata a la vicepresidencia de Estados Unidos, Tim Kaine, habla con frecuencia del año que trabajó de voluntario en una pobre comunidad hondureña hace ya 36 años. El senador federal por Virginia dice que el español que habla, su conocimiento de la realidad latina, su entendimiento de la pobreza y otros retos que sufre esta comunidad traen el sello de ese tiempo en El Progreso, una pequeña comunidad al noroeste de Honduras. Aquí, caballos flacos y lentos mueven sonoros carros de maderas desvencijadas, cargados de ladrillos y bananas, mientras comparten el camino con vehículos todoterreno y viejas camionetas.

Hace casi 40 años, cuando Kaine vivió en este pueblecito húmedo, abrasado por el sol, que se levanta junto a la cordillera de Mico Quemado, había menos autos y más caballos.

“En 1979 acababan de pavimentar los primeros caminos del pueblo, todo lo demás estaba sin acondicionar”, me dijo el sacerdote jesuíta, John Warner, quien fue uno de los primeros estadounidenses que Kaine conoció al llegar a Honduras en 1980. Warner, natural de Missouri, ayudó al joven voluntario de Kansas City y estudiante de Harvard a conectarse con la realidad hondureña.

“En aquella época aquí vivíamos como si estuviéramos a comienzos del siglo XX”, explicó Warner, quien hoy es un sesentón, delgado, de mirada enorme, con un rostro cincelado por el tiempo y enmarcado en una melena plateada. Warner dijo que Kaine fue testigo del hambre, de la ausencia de un servicio de salud adecuado y de unas deplorables condiciones de vida.