Quantcast
El Tiempo Latino
4:43 p.m. | 80° 7/23/2017

Dietas científicas mantienen sano el cerebro y previenen el Alzheimer


Una buena dieta que reduce el riesgo de enfermedad crónica es beneficiosa para el cerebro.

Judith Graham | Kaiser Health News | 4/14/2017, 11:47 a.m.
Dietas científicas mantienen sano el cerebro y previenen el Alzheimer
Instructor Jane Chente Wu Adams lidera su clase de personas mayores en sus ejercicios en Burtonsville, MD. Ella empuja a sus estudiantes a pensar mientras se resuelven haciendo que cuenten sus repeticiones en múltiplos inusuales o en otros idiomas. A medida que el Alzheimer se hace más común en una sociedad envejecida, más están tomando medidas para prevenir o al menos posponer su aparición. | Bill O'Leary | The Washington Post

Nutrientes esenciales

“Se ha visto que varios nutrientes tienen mecanismos biológicos relacionados con la neuropatología del cerebro”, dijo Morris.

En esa lista está la vitamina E, un poderoso antioxidante que se puede encontrar en aceites, nueces, semillas, granos enteros y vegetales de hojas verdes, que está asociado con una disminución de la función cognitiva más lenta, un menor riesgo de demencia, y una reducida acumulación de proteínas beta-amiloides, las culpables clave del mal de Alzheimer.

“El cerebro es un sitio de gran actividad metabólica”, dijo Morris. "Utiliza una enorme cantidad de energía y, al hacerlo, genera un alto nivel de moléculas de radicales libres, que son inestables y destructivas. La vitamina E ataca a esos radicales libres y protege al cerebro de lesiones".

También figura en su lista la vitamina B12, que se encuentra en productos de origen animal, como carne, huevos, queso y pescado, y la vitamina B9 (folato), que está presente en verduras de hoja verde, granos, nueces y frijoles.

Debido a que el envejecimiento afecta los ácidos del estómago que facilitan la absorción de la vitamina B12, "todos los que llegan a mediana edad deben tener un médico que revise sus niveles de esta vitamina", explicó Morris. Una deficiencia de esta vitamina puede conducir a problemas de confusión y memoria, mientras que la deficiencia de folato se asocia con el deterioro cognitivo y un mayor riesgo de demencia.

Los ácidos grasos omega-3 que se encuentran en los aceites de pescado y nueces, especialmente el DHA (ácido docosahexaenoico), están altamente concentrados en el cerebro, donde se incorporan en las membranas celulares y juegan un papel en la transmisión de señales entre las células.

"Un enfoque central tiene que ser mantener los vasos sanguíneos sanos en el cerebro”, dijo Greenwood. "Por lo tanto, las recomendaciones para la salud cardíaca son similares a las de la salud cerebral, con una excepción: el cerebro tiene mayores niveles de Omega-3 que cualquier otro tejido en el cuerpo, haciendo que los niveles adecuados sean aún más importantes".

Otros estudios señalan al calcio, el zinc y las vitaminas A, C y D como las que tienen un impacto positivo en el cerebro, aunque los hallazgos a veces son inconsistentes.

Comidas para evitar

En su mayor parte, las dietas canadiense y MIND coinciden en los alimentos que deben evitarse o limitarse a porciones de una vez por semana, especialmente grasas saturadas que se encuentran en pasteles, dulces, mantequilla, carne roja y alimentos fritos y procesados.

En cuanto a los productos lácteos, "no hay evidencia para uno u otro lado. Si te gusta tu yogur, sigue tomándolo", dijo Morris. Greenwood agrega: asegúrate de consumir productos lácteos bajos en grasa.

Otras dietas útiles

Ensayos clínicos aleatorios han demostrado que tanto la dieta mediterránea como la dieta DASH tienen un impacto positivo en varios aspectos de la cognición, aunque tampoco se crearon específicamente para ese propósito.

"Al final del día, nuestra dieta [canadiense], la dieta MIND, la dieta mediterránea y la dieta DASH no son tan diferentes; es probable que todas sean útiles ", dijo Greenwood.

El patrón cuenta

En estos últimos tiempos, estudios que promueven los beneficios cognitivos de tomar té o comer arándanos han sido objeto de muchos titulares. Pero es erróneo enfocar en los alimentos individuales, indican ambas expertas. Lo que más importa son los patrones de dieta y cómo los componentes de varios alimentos interactúan para promover la salud del cerebro.

La base: concentrarse en comer una variedad de alimentos que son buenos para ti. "Mientras las personas estén comiendo una dieta saludable, no deberían preocuparse por cada nutriente", dijo Greenwood.