Quantcast
El Tiempo Latino
9:40 p.m. | 84° 6/22/2017

La mitad de los arrestados en las redadas tenían violaciones de tránsito o no tenían antecedentes


Poco después de haber sido electo, prometió primero deportar de los Estados Unidos a criminales serios. Pero los datos muestran una realidad distinta

Maria Sacchetti, Ed O'Keefe | The Washington Post | 4/30/2017, 3:18 p.m.
La mitad de los arrestados en las redadas tenían violaciones de tránsito o no tenían antecedentes
En las oficinas de ICE de Nueva York, Boston y otros lugares los números de inmigrantes sin antecedentes penales detenidos se duplicaron o triplicaron en comparación con el año pasado. | EFE/Thomas Hawthorne

Alrededor de la mitad de los 675 inmigrantes detenidos en las redadas alrededor de los Estados Unidos días después de que el Presidente Donald Trump tomara posesión, tenían antecedentes criminales o habían cometido ofensas de tránsito, mayormente manejar bajo la influencia del alcohol o drogas, de acuerdo con data obtenida por The Washington Post.

Los récords proveídos por los asistentes del Congreso el viernes ofrecieron una mirada aún más detallada de los antecedentes de los individuos capturados e identificados para ser deportados a principios de febrero por los agentes del Servicio de Inmigración y Aduana (ICE, por sus siglas en inglés) asignados a las oficinas regionales en Los Ángeles, Chicago, Atlanta, San Antonio y Nueva York.

Dos personas han sido condenados por homicidio, 80 han sido condenados por asalto y 57 han sido condenados por “drogas peligrosas”. A muchos de los criminales más serios se les pasó factura alta en las declaraciones de medios del ICE acerca de la operación.

El grupo más amplio -163 inmigrantes condenados por ofensas de tránsito - fue mencionado solo brevemente. Más de 90 por ciento de los casos involucraban manejo bajo la influencia, dijo ICE el viernes. De aquellos que fueron tomados bajo custodia en las redadas, 177 no han tenido condenas criminales, aunque 66 tienen cargos pendientes, en su mayoría por ofensas de inmigración o de tránsito.

Las redadas fueron parte de las capturas de una gran redada denominada Operación Cross Check, que representa una pequeña porción de los 21 mil 362 inmigrantes que la administración de Trump tomó bajo custodia para proceder a deportarlos desde enero hasta mediados de marzo.

El total de los dos meses representa un incremento de 32 por ciento en los arrestos de deportación sobre el mismo período el año pasado. La mayoría son criminales, según informaron oficiales de la administración. Pero 5 mil 441 no eran criminales, el doble del número de inmigrantes indocumentados arrestados para deportación un año antes. La administración publicó solo los detalles de los antecedentes criminales de las redadas de principio de febrero.

Trump ha dicho que las amenazas a la seguridad pública son su prioridad principal. Poco después de haber sido electo, prometió primero deportar de los Estados Unidos a criminales serios.

Pero críticos dicen que los agentes de inmigración han en cambio atacado a estudiantes, padres de ciudadanos americanos que no tienen récord criminales e infractores menores.

“Eso me molesta tanto”, dijo Mica Matos, una portavoz del Movimiento de Reforma Justa para Inmigración que se encuentra organizando manifestaciones el lunes para protestar por las políticas de inmigración. Dijo que mucho de las condenas por manejar bajo la influencia son de años atrás y que la data “confirma nuestros peores miedos que es que la administración está tratando de deportar a la mayor cantidad de gente posible sin importar si tienen récord criminal o no”.

El Presidente Barack Obama también deportó a miles de personas que nunca cometieron crímenes, pero hacia el final de su administración impuso estrictas reglas para priorizar arrestos de criminales.